CÓMO SABER CUÁNDO PEDIR AYUDA POR UN DESORDEN ALIMENTICIO

 En Blog

A veces los problemas físicos y mentales suelen tomar más de nuestra energía y tiempo que lo que deberían. Es decir, muchos de estos problemas pueden solucionarse rápidamente si se busca ayuda con anticipación y no cuando ya se encuentra en una etapa avanzada. Para la bulimia tratamiento, existen muchas opciones que con nosotros en Oceánica, han resultado efectivas. Sin embargo, no todas las personas saben cuándo pedir ayuda. Mucho menos cuándo ofrecerla.

Para comenzar, se debe tener en cuenta que tanto la bulimia como la anorexia, son enfermedades. Así como no reprocharías a alguien el haber obtenido un virus que se encuentra en el aire, tampoco reprocharías a una persona que ha desarrollado un desorden alimenticio. En muchas ocasiones, el medio donde se encuentra uno tiene una influencia mucho más severa en la persona e influye como detonante o incremento en uno de estos padecimientos.

Suele suceder que al principio una práctica normal como reducir la ingesta de grasas o dulces se considera hasta positiva. Es cuando estas prácticas comienzan a hacerse hábito y que el hábito se convierte en obsesión, el momento en que ya no es sano. ¿Cómo se nota esto? Fácilmente: si alguna de estas prácticas dificulta la habilidad para desempeñarse en la vida diaria. No nos referimos a una dificultad severa, sino que comienza como algo sencillo que causa negatividad como sentir ansiedad al momento de tener un plato de comida en frente, o no tener energía suficiente para practicar el deporte de preferencia, cuando por años se ha practicado, etcétera.

Por lo regular, cuando una persona comienza a desarrollar anomalías de este tipo, el miedo y la ansiedad toman también parte en el juego. O mejor dicho, impiden que las decisiones más acertadas interrumpan el desarrollo del padecimiento. Por eso, con frecuencia resulta que cuando alguien ya está inmerso en un problema alimenticio, o bien, es demasiado tarde (hay personas que en cuestión de tiempo muy corto incluso pueden perder la vida), o se ha afectado en gran medida su vida.

La buena noticia es que en la mayoría de los casos, no es tarde para pedir ayuda. En realidad, tanto la bulimia como la anorexia son enfermedades que si bien son difíciles de superar, muestran números positivos de recuperación total en un mayor porcentaje que muchas otras enfermedades mentales.

Recuerda que como enfermedad mental, todo se inicia en los pensamientos, repercutiendo por su puesto en tu cuerpo. Es así que el bulimia tratamiento en general se enfoca en la sanación de la salud mental primeramente. Una vez más, no recriminarías a alguien que ha contraído la enfermedad de Alzheimer. Es una patología que se puede presentar en cualquier persona, desde niños hasta adultos ya grandes. Sin embargo, sí, la incidencia es mayor en jóvenes y jóvenes adultos.

¿Cuándo pedir ayuda?

Si has notado que tienes los siguientes síntomas, entonces es tiempo de pedir ayuda para obtener un bulimia tratamiento:

  • Tienes una relación extraña con la comida. Piensas que es dañina para tu cuerpo, así que no comes. O bien, comes demasiado y después vomitas o utilizas purgas para eliminarla de tu sistema.
  • No puedes mantenerte cerca de la comida. Sientes repulsión o ansiedad al mantenerte cerca de ella.
  • Tu nivel de energía ha bajado.
  • Tu nivel de tristeza o enojo ha aumentado. O incluso has desarrollado síntomas de ansiedad o depresión.
  • No te gusta tu cuerpo. No aceptas la belleza que hay en él, sino que, al contrario, sólo puedes observar errores.
  • Piensas que los defectos en tu cuerpo mejorarán drásticamente si disminuyes tu ingesta de calorías o si pasas horas en el gimnasio.
  • Cuentas las calorías siempre que vas a ingerir alimentos.
  • Te enoja que las personas te ofrezcan alimentos.
  • Te enoja que las personas hagan cumplidos sobre tu cuerpo. No los aceptas de ninguna manera, a menos que se refieran a lo bien que te ves porque “has perdido peso”.
  • Has dejado de realizar actividades que antes te gustaban porque 1, implican ingerir alimentos o 2, implican un gasto de energía que no tienes.
  • Piensas constantemente en lo mucho que te hace mal alimentarte y al contrario, piensas también demasiado en lo mejor que te verás una vez que hayas perdido peso.
  • Observas tu cuerpo en el espejo y no notas cambio alguno.
  • Tu garganta arde constantemente y tu voz ha cambiado, incluso (bulimia)
  • Has notado diferencias en algunos sistemas funcionales de tu cuerpo. Por ejemplo, si eres mujer, no has tenido tu menstruación en algún tiempo.
  • Tu estómago constantemente arde y cuando ingieres alimentos te caen pesados.
  • Tu cabeza duele constantemente.
  • Te enfermas más seguido.
  • Tienes náuseas con frecuencia. Te mareas con frecuencia.
  • Tu vida gira en torno a la comida o falta de ella.

¿Cómo pedir ayuda?

Si por algún tiempo te has sentido intranquilo respecto a tus prácticas nutrimentales, recuerda que Oceánica puede ayudarte en gran medida, hasta eliminar estos hábitos. No hace falta que describas cómo inició todo, por qué te encuentras en esta situación. Lo único que requieres es ser honesto contigo mismo y aceptar que necesitas apoyo para librarte de esta enfermedad.

Acércate hoy mismo a Oceánica. Con nosotros verás que por muy desafortunada que sea la situación que estás viviendo, aún hay esperanza para una recuperación completa por medio de la bulimia tratamiento. Miles de casos de éxito pueden hablar por nosotros. No tengas miedo y comienza hoy a recuperar tu felicidad y plenitud. Llama a nuestros teléfonos, escríbenos un correo electrónico o visítanos directamente en el centro.

Publicaciones recientes

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar