El centro de rehabilitación de drogas se ha convertido en la opción idónea de las personas que luchan de manera constante contra la adicción a las drogas y requieren una atención integral. La adicción a las drogas se caracteriza por ser un comportamiento compulsivo en donde la persona tiene un gran deseo, ansiedad por consumir sustancias psicoactivas. Este accionar describe el abuso, dependencia física y mental que les cuesta controlar a los individuos.

La adicción a las drogas y el alcoholismo son problemas sociales. Problemas que afectan a la familia. Algunos miembros de la familia desarrollan la llamada codependencia, un patrón relacional en el que una persona intenta extraer un propósito a través de las relaciones con los demás. En codependencia, la persona se siente impotente y / o culpable por la dependencia del familiar.

centro-de-rehabilitación-de-drogasPor ejemplo, una madre cuya salud emocional se ve afectada al ver a un hijo químicamente dependiente. O una esposa que se enferma por tener un marido alcohólico y que consume drogas. Estos son algunos ejemplos de codependencia. Por lo tanto, se requiere el trabajo multidisciplinar, que involucra a la familia entera para trabajar de manera conjunta en la rehabilitación de la persona y el bienestar familiar.

La clínica de rehabilitación trabaja no solo con el adicto, sino también con los miembros de la familia, especialmente aquellos que han desarrollado codependencia. El equipo terapéutico de la clínica prepara consultas, conversaciones y actividades que tienen el propósito de fortalecer a la familia para que todos juntos puedan superar la dependencia química a las distintas sustancias psicoactivas.

¿Cuáles son las causas de la adicción a las drogas?

Las causas y efectos de las drogas psicoactivas dependen mucho de varios factores sociales, emocionales y psicológicos, así como la cantidad y tipo de sustancia, las vías de ingestión, las características físicas y biológicas del usuario y las condiciones de uso. Los motivos más conocidos del consumo de alcohol son la euforia y la relajación, seguidas de la falta de coordinación motora y la dificultad para realizar tareas cotidianas sencillas.

Otras sustancias pueden provocar euforia, seguida de somnolencia y cambios en los procesos de toma de decisiones. El opio y sus derivados provocan una sensación de placer extremo, seguida de somnolencia. Puede provocar otros problemas asociados como la depresión. La persona que consume drogas entra en un periodo de excitación exacerbada y, luego, una relajación extrema con un estado de ánimo depresivo o apático.

¿Cuáles son las fases de la dependencia química?

La dependencia química, se caracteriza por ser progresiva. En cada una de sus tres fases, la familia de la persona se puede ver afectada, siendo la tercera la que mayor impacto genera en la vida del individuo y su entorno.

Primera fase

Se caracteriza por la socialización con el uso de drogas. El individuo usa en grupos, siempre intenta asociar el uso con un evento social como bares, tertulias, fiestas, etc. En esta etapa también aparecen los primeros signos de aumento de la tolerancia, es decir, el individuo comienza a consumir dosis más elevadas. En este período, también puede haber asociaciones ilusorias de uso de drogas / alcohol, con un mejor desempeño en el trabajo, la escuela, las actividades sexuales y otras.

Segunda fase

Ahora en la segunda fase, el individuo continúa aumentando la tolerancia, siempre necesitando más y más drogas / alcohol para obtener el efecto deseado. También están los primeros mecanismos de defensa, como la negación, la proyección, la minimización y la hostilidad. La culpa y remordimientos también surgen, lo que hace que el adicto a entrar en un círculo vicioso en el que: consume drogas, se siente culpable, viene el remordimiento y la vergüenza, posteriormente cae en el mismo círculo vicioso.

Por ende, empieza a tener borrones, síndromes de abstinencia como temblores y taquicardias. Su autoestima decae (descuido con la higiene, por ejemplo). Se aísla, se siente abandonado e incomprendido, socializándose solo con las personas que las utilizan. Es arrogante, orgulloso y agresivo (mecanismos de defensa). Las actitudes autodestructivas también pueden ser frecuentes.

Tercera fase

Necesidad permanente de las drogas para compensar la falta en el cuerpo porque ya no puede vivir sin tales sustancias. Por consiguiente, surgen psicosis tóxicas, manía de grandeza, alucinaciones, pérdida de la razón, delirios, excitación mental, etc. Además, puede aparecer la pérdida total de control, usando todo el tiempo estas sustancias psicoactivas por la ansiedad que produce estar sin ellas.

La persona ha pasado el tiempo de usarlo en fiestas, discotecas, bares, y ahora el uso es solitario. Pierde su trabajo, bienes, matrimonio, presta dinero o roba para usarlo. Los arrestos, los intentos de suicidio, entre otros efectos, son frecuentes en esta etapa. Pérdida de la salud física y mental que puede dejar graves consecuencias e incluso provocar una locura permanente.

Daño social que originan las drogas

De acuerdo con diversos estudios, el consumo de drogas está relacionado con hechos violentos en la cotidianidad, llevando a muertes violentas. Hoy en día, las drogas están disponibles para los jóvenes y adultos de manera ilegal en diferentes contextos en las que las pueden adquirir sin muchos inconvenientes. Tanto el alcohol como las drogas están llevando a muertes prematuras de manera violenta, por imprudencias y en otros contextos que se podrían evitar.

Los beneficios que aporta el centro de rehabilitación de drogas a la sociedad

Además de la familia y el propio drogadicto, la clínica de rehabilitación también beneficia a la sociedad en su conjunto. Esto se debe a que muchas veces el drogadicto termina siendo una amenaza para la sociedad, cometiendo delitos y volviéndose peligroso para los demás. En casos más extremos, el adicto puede quitarle la vida a una persona inocente para que pueda soportar su adicción o puede quitarles la vida a miles de personas indirectamente cuando trabaja para el narcotráfico.

El centro de rehabilitación de drogas ayuda al adicto a vivir en sociedad de forma armoniosa. Esto sucede a través de sesiones y actividades terapéuticas que enseñan al paciente a comprender su rol, su importancia y cómo puede ser útil a otras personas, prestando servicio, ayudando y principalmente respetando y viviendo en armonía con su prójimo. Las familias también se benefician porque verán a su ser amado recuperado de tan terrible adicción, que lleva a la destrucción.

¿Cómo ayuda el centro de rehabilitación de drogas?

Este tipo de institución está totalmente preparada, a nivel estructural y profesionalmente, para acoger a un drogadicto y brindarle un tratamiento adecuado, de acuerdo con sus individualidades. Así, mediante la admisión en estos establecimientos, un drogadicto puede volver a vivir con normalidad, con buena salud y alejado de las drogas a las que tenía la adicción.

Las clínicas que trabajan en la lucha contra la dependencia química presentan formas de tratamiento con reconocidos profesionales, contando con las más modernas prácticas terapéuticas y médicas para los pacientes. En general, además de contar con un equipo compuesto por profesionales de la salud más diversos y capacitados, estas clínicas se ubican en lugares considerados estratégicos, alejados de los grandes centros.

El objetivo de esto es, precisamente, brindar una mayor discreción a los pacientes, además de una mayor tranquilidad y también la paz necesaria para que sigan comprometidos con el tratamiento y alejados de cualquier desencadenante. Por supuesto, es necesario que las clínicas ofrezcan un alojamiento cómodo para los pacientes, así como todos los servicios de internación para que puedan recibir una atención adecuada mientras están hospitalizados.

Por tanto, frente a otras formas de tratamiento, como los que se realizan sin la hospitalización del paciente en un entorno propicio para su recuperación, los centros de rehabilitación tienen un papel estratégico para ellos. Este es el caso de Oceánica que cuenta con las instalaciones propicias para que los pacientes puedan recuperarse en medio de la naturaleza con la vista al mar sublime y sanador.

Oceánica, el centro de rehabilitación de drogas idóneo

Oceánica es el centro de rehabilitación adecuado para tratar la adicción a las drogas y a diversas adicciones porque llevamos más de 22 años de experiencia con una gran reputación brindándoles el tratamiento adecuado a más de 6,500 pacientes. Los miembros de nuestro personal son altamente capacitados para tratar diversos casos porque muchos han vivido situaciones de esta magnitud y tiene la empatía necesaria.

Nosotros nos encargamos de ofrecer tratamientos específicos para cada caso, aún si la persona ha desistido de ser tratada. La pasión con la que llevamos a cabo nuestro trabajo nos permite realizar nuestro trabajo con compromiso para no renunciar a ningún paciente. Creemos que siempre hay un camino de recuperación para los problemas. Operamos los 7 días a la semana las 24 horas para ofrecerles un trato personalizado a los pacientes.

En Oceánica animamos y hacemos partícipes a los familiares para que el tratamiento sea integral y el proceso de recuperación sea óptimo. Esto permitirá que los participantes en el proceso conozcan a profundidad la enfermedad para brindar el apoyo que se necesita. Si desean contactarse con nosotros para conocer mejor nuestros servicios, nos pueden escribir a informacion@oceanica.com.mx.