Chat with us, powered by LiveChat

El papel de la familia en el tratamiento de las adicciones

Es común que los familiares, al enterarse de que alguno de los miembros de la familia padece una adicción, no sepan cómo actuar e incluso no comprendan la dimensión del problema. 

Las drogas son sustancias que alteran el funcionamiento natural del cerebro. Su uso puede conducir a generar una adicción y hasta una discapacidad física e intelectual. Además, con una adicción, las personas pueden alterar su plan de vida, el de su familia y entorno.

De acuerdo con la Encuesta Mundial de Drogas (GDS 2019) el alcohol sigue siendo la principal droga de consumo en nuestro país, con el el 97.9% de las personas que respondieron. De ahí, le siguen la planta de cannabis (82%), el tabaco (69.4%), la cocaína (40.7%) y el LSD (40.2%).

¿Cómo sé si algún integrante de mi familia consume drogas?

No existe una receta para identificar a ciencia cierta si alguien consume o no droga. Esto depende mucho del organismo de cada persona y el tipo de sustancia consumida. Sin embargo, el usuario de drogas puede presentar algunos de los siguientes signos y síntomas:

  • Enrojecimiento ocular
  • Pupilas dilatadas
  • Marcha inestable
  • Aislamiento
  • Cambio en hábitos alimenticios y de conducta
  • Bajo rendimiento escolar y laboral
  • Somnolencia o insomnio
  • Pérdida de peso
  • Consecuencias legales
  • Estado de ánimo variable  

La familia es un sistema compuesto por diferentes personas que interactúan y podría ser una red de apoyo para afrontar el problema junto con la persona que consume. Partiendo de lo anterior, estudios científicos comprueban que el papel de la familia es fundamental en el proceso de recuperación, puesto que forma parte directa tanto del problema como de la posibilidad de lograr una recuperación mejor y más rápida.

El abordaje de las situaciones relacionadas con esto, de la mano del equipo especializado de Oceánica, puede brindarte alternativas para afrontar la adicción de algún familiar de forma eficaz.

POR: NIDIA ORTIZ Y ALDE GONZÁLEZ, PSICÓLOGAS OCEÁNICA CDMX