Codependencia, el otro punto de vista

 En Familia, Superación

¿Por qué hay personas que no pueden dejar su relación abusiva pero tampoco hacen nada por mejorarla?

Qué difícil es poder quitarse los zapatos cuando se lleva mucho tiempo caminando con ellos. La rutina, el miedo, la culpa o la esperanza que las cosas pueden cambiar, convence falsamente a muchas personas para que se queden en una relación que no funciona.

No siempre la violencia y el abuso en la pareja se refieren a las relaciones donde hay golpes, maltrato físico, chantajes, alcohol y drogas, etc… También los gritos, las humillaciones o la indiferencia, las mentiras, las comparaciones y las críticas severas, entre otros temas, que causan dolor se le considera abuso. Una relación de abuso, requiere a una persona que sienta que tiene poder y autoridad, y una persona que regale su poder, convirtiéndose en una víctima, sin voz, ni voto.

Las víctimas no son exclusivamente mujeres, también hay hombres que se encuentran sometidos en este tipo de relaciones. De hecho hay que tener cuidado porque hasta al más inteligente, educado y demás, puede caer en una relación enferma, destructiva y adictiva.

Vivir dentro de una relación toxica, convertirse en una persona víctima y dejarse lastimar, son comportamientos muy nocivos que terminan dañando tanto o más a la persona que a la persona que está dentro de una relación donde el abuso es abierto. Cuidado si tu vida peligra, sal de allí, pide ayuda y no te expongas, porque vivir con un agresor es muy peligroso.

Nadie dice que las relaciones humanas son fáciles, pero no por eso deben de ser tóxicas o abusivas.

El sufrimiento que causa el maltrato casual, sínico y silencioso, mata, poco a poco al alma, consume la alegría y termina por enterrar el sentido de la vida. En este mundo gris, turbio pero incierto vive una gran mayoría de la población. Hay personas que viven miserablemente y se acostumbran a vivir sordas, pretendiendo que esta es la vida de casados.

Si estas en una relación donde tu pareja te crítica y te agrede constantemente, te pone apodos o te desprecia. Si te amenaza con lastimarse o lastimarte, lastimar a tus hijos… O Te culpa por todo lo que sale mal. Si te miente o te dice “Tú me haces enojar” o “No puedo evitar disgustarme cuando estás cerca ¿Te amenaza con revelar información personal? ¿Te chantajea?

Si has dejado de platicar, reír, disfrutar de tu relación con tu pareja. Si tu casa dejo de ser un hogar seguro y alegre donde te puedes relajar y sentir tranquilidad. Si tu rutina te está impidiendo ver las miles de oportunidades para disfrutar. Recuerda que es posible que estás viviendo una relación dañada, es momento de tomar acción y de ver como renuevas el amor, el respeto y sobretodo tu dignidad.

No esperes ni un día más a que te sigan lastimando, toma conciencia y no pierdas a tu pareja. Puede ser que la costumbre o el miedo te ha convertido en una persona codependiente. Esto también es una enfermedad la cual te puede perjudicar mucho más de lo que crees.

No temas a enfrentar tus miedos. Nadie tiene que lastimarte y no tienes que agradar a todos para ser querida.

Arregla tus problemas, enseña tu vos. Enfrenta el silencio, sálvate y salva tu relación antes de que sea muy tarde. No olvides que tú eres la única persona que puedes y debes poner un alto al maltrato. No te dejes, no te conformes y toma la responsabilidad de que tú, también tienes la culpa cuando te dejas, te callas y no haces nada por salir de ese fango que te está consumiendo.

 

Si crees que tu miedo sobrepasa la posibilidad para confróntarte con las persona que te están lastimando o haciendo de menos, te recomiendo mucho que pidas ayuda. Nadie tiene el derecho de lastimarte ni de controlarte.

Si sin querer regalaste tu poder, si sientes que es difícil salirte de la relación toxica donde te encuentras, pide ayuda. Acércate a personas profesionales que te pueden apoyar y guiar para que puedas liberarte.

Ser codependiente, también es un comportamiento adictivo que tiene solución. Atrévete a vivir mejor. Tú te lo mereces.

 

Recuerda que:

1.      El abuso no tiene excusas nunca. Es tan culpable el que agrede como el que no se sabe defender. Para no quedarse atorado en las relaciones tóxicas es importante no justificar, ni malgastar energía para tratar de entender comportamientos que no se deben de tolerar ni siquiera una primera vez.

2.      Siempre hay una persona que está dispuesta a escuchar y que puede ayudar. A pesar de uno se sienta con impotencia y desesperación, pensando que no hay una posible solución, otras personas que tienen una posición más segura estable y pueden ofrecer opciones y posibles remedios.

3.     Solo se puede lastimar aquella persona que se deja y que lo permite. Hay que nutrir el amor propio y la dignidad para no darle poder a las personas para que te lastimen. El amor y el respeto comienzan con uno mismo.

4.     El bienestar, la alegría y la tranquilidad son la base para tener una buena vida. Hay que esforzarse para encontrar la felicidad. Este ingrediente se adquiere por medio del trabajo y el crecimiento, la gratitud y el respeto personal.

5.     Si crees que necesitas ayuda, no dudes en buscarla, Oceánica la clínica con mayor experiencia en sanar este tipo de condición esta lista para recibirte y poderte ayudar. Solo tienes que hacer una simple llamada. Todo lo demás es parte de tu proceso de sanación.

 

Publicaciones Recomendadas

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar