Bienvenido sea al portal electrónico de Oceánica. Esta vez queremos hablar sobre lo que es un centro de rehabilitación de adicciones, para que nuestros lectores comprendan la ardua y solidaria tarea que se lleva a cabo en nuestras instalaciones. Asimismo, queremos exponer nuestro punto de vista sobre la necesidad que tienen los hombres y mujeres de hoy en día, de contar con el respaldo de agrupaciones que sepan cómo tratar y liberar a las personas de las adicciones que tanto perjudican su vida personal y social. Si usted ha sido asaltado por los efectos negativos del consumo indebido de sustancias adictivas, en Oceánica le abrimos las puertas para que pueda superar su problema y recupere su felicidad y bienestar.

centro de rehabilitación

Las adicciones, un problema de salud pública.

Las adicciones son una de las problemáticas más graves a las que tienen que enfrentarse las sociedades en la actualidad, aunque, no se trata de un asunto reciente sino que desde la antigüedad misma se sabe lo peligroso que es exponerse a los influjos de una sustancia adictiva. Los casos de adicción al alcohol y otras drogas son muy frecuentes en nuestros días, debidos a diversos factores, por ejemplo, la educación, los medios de comunicación, los malestares psicológicos, lo fácil que es adquirir productos como el tabaco y el alcohol, entre otros.

Muchas personas comienzan y comenzaron a ingerir estas sustancias adictivas desde muy temprana edad, debido a que desde chicos estamos muy expuestos a ellas, lo que deriva en una mayor posibilidad de volvernos dependientes. Por tal motivo, es necesario que existan medidas preventivas o rehabilitadoras que eviten que la población incida o reincida en hábitos riesgosos para su salud, su bienestar y el de sus seres queridos. Es allí donde un centro de rehabilitación entra en juego, pues gracias a su participación en el combate contra las adicciones, cientos de miles de personas han conseguido desintoxicarse, poner freno a su dependencia y mantenerse sobrias. Esto deriva en una mejoría en cuanto a salud pública y en el crecimiento de la calidad de vida de la sociedad.

México es un país que ha caído presa del abuso y exceso en el consumo de alcohol y otras sustancias adictivas. Según un informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud), nuestro país ocupa el décimo lugar de naciones latinoamericanas con mayor consumo per cápita de alcohol. Quizás se debe al espíritu festivo que caracteriza a nuestro pueblo, sin embargo, el consumo excesivo de bebidas embriagantes supone más un riesgo que un placer.  Basta con mirar los efectos desastrosos implicados en el alcoholismo: desde accidentes de tránsito, cirrosis hepática, incremento de enfermedades cardiovasculares, mayor propensión a hemorragias cerebrales, violencia intrafamiliar, problemas económicos y laborales, hasta la misma muerte. Esto ocurre con las demás drogas, aunque con algunas singularidades, por ejemplo, el tabaco aumenta las posibilidades de generar cáncer pulmonar entre otros males, no sólo en los consumidores sino en las personas que los rodean.

La rehabilitación.

La dependencia a las sustancias adictivas, puede ser comprendida según sus efectos psicológicos o fisiológicos. Cuando se disminuye la sensibilidad hacia la sustancia, es decir, cuando necesita consumir más para sentir los efectos de la droga en el organismo, a causa de la ingesta repetitiva, se genera una tolerancia. En el momento en que el cuerpo se vuelve tolerante, se tiene que acudir con urgencia a un centro de rehabilitación para solicitar ayuda, pues el afectado sentirá efectos adversos al intentar dejar de suministrarse alcohol u otras drogas por sí solo. La tolerancia deriva en abstinencia cuando el dependiente deja de consumir la sustancia adictiva. La abstinencia es sin duda uno de los procesos más duros para los afectados, por ello es que muchos no pueden abandonar el consumo de alcohol u otras drogas por su cuenta y reinciden al sentir los malestares implicados con ella.

La rehabilitación de los pacientes requiere de un proceso largo y constante. Por tal motivo se necesita el apoyo de terceros (familiares, amigos y profesionales en el asunto) que auxilien a que el enfermo se desintoxique y elimine de su cuerpo la adicción de manera definitiva. Eliminar la presencia de la sustancia en el organismo es el primer paso. Sin embargo, es necesario que se lleve a cabo una desintoxicación no sólo física, sino psicológica, para que  las personas no recurran nuevamente al consumo de alcohol u otras drogas.

La misión de un centro de rehabilitación, como el de Oceánica, es prestar ayuda profesional para que las personas víctimas de una adicción, puedan superar la dependencia, la abstinencia y el deseo de utilizar sustancias adictivas. De esta forma, los pacientes pueden incorporarse nuevamente a sus vidas y poner solución a todas las problemáticas implicadas en la adicción. Lo primero es hacer que el afectado se retire de aquel foco causante de problemas en su salud y sus relaciones. Una vez que finaliza este proceso de desintoxicación, pasará a la etapa conductual donde redefinirá sus hábitos y actitudes para transformar su vida.

Debido a que varios de los que apoyan y colaboran en Oceánica, también han sido víctimas de esta enfermedad que es la drogadicción, brindamos tratos comprensivos y solidarios que buscan que el enfermo recupere la esperanza y la fe en sí mismo. Gracias a ello, miles de personas hoy gozan de una mejor calidad de vida, para consigo y sus allegados. Permítanos ayudarle a que recupere su bienestar y se liberé para siempre de las adicciones. Acérquese a Oceánica, donde seguro saldrá con deseos de seguir viviendo, en búsqueda de la felicidad.