¿Qué se debe hacer cuando te ofenden o te hacen sentir de menos?

 En Espiritualidad, Sobriedad, Superación

A pesar de que el dolor causado por otros, muchas veces es inevitable, este, no tiene que convertirse en un sentimiento permanente.

Hay personas hirientes que cuando hablan  solo saben lastimar y ofender ya que es la única manera que ellos pueden sentirse seguros de sí.  Ellos creen tener el control y el poder sobre la situación porque gritan o lastiman. Su rencor y su amargura los hace  ser personas ponzoñosas que aprovechan  cualquier oportunidad que se las presenta, para menospreciar y ofender a quien se le ponga delante. Este tipo de personas son arrogantes y egoístas. No tienen posibilidad de ver que su forma de ser, lastima.

También existen personas que hablan sin pensar, reaccionan sin dar la oportunidad de procesar lo que dicen y sin querer, terminan hiriendo a su alrededor. Este tipo de personas causan daño, pero su perspectiva es distinta. Este tipo de personas son impulsivas y agresivas, generalmente son personas que ocultan miedos y su falta de seguridad los pone en una postura defensiva y por lo tanto atacan antes de poder analizar la situación.

Se puede decir que también están las personas sarcásticas que tienen un sentido del humor muy peculiar y creen que sus chistes son graciosos para todos, sin darse cuenta se pasan de sínicos y terminan lastimando a las personas que son más sensibles e inhibidas o que tienen una posición en desventaja ante ellos.

El estar de alguna manera relacionado con una persona hiriente, agresiva, déspota, sínica, impulsiva y demás, hace que la relación se torne en más complicada de lo normal. Sin embargo, en esta ocasión, no se trata de entender a este tipo de personas ya que son gente difícil, que lastiman y crean conflictos a donde quiera que van.

Lo importante aquí, es entender cómo reaccionar  frente a este tipo de personas. ¿Qué se puede hacer para que sus comentarios y sus groserías no lastimen?

Lo primero que se tiene que tomar en cuenta es, que no es lo que te dicen lo que importa, sino el cómo reaccionas a lo que escuchas. Si de entrada entiendes que la persona con la que estás hablando tiene una naturaleza agresiva, impulsiva envidiosa etc… entonces reconoces inmediatamente que lo que diga seguramente, será algo hiriente y desagradable. Por lo tanto, no hay razón para sentirse de menos, ni engancharse en una conversación tóxica. Solo se necesita distancia y prudencia.

Desafortunadamente en la vida, no todo es tan fácil. Existen ocasiones en donde uno sin querer se engancha a pesar de reconocer que ciertas personas, tienen el don de lastimar, hieren y realmente duele lo que dicen.

El dolor es inevitable, estas gentes son especialistas en herir. Pero el sufrimiento es totalmente voluntario.  Se vale sentir dolor, después de todo uno no es de palo. Pero reaccionar y perder el control o sentirse de menos por culpa de una persona iracunda, es una verdadera pena.

Que necesitas para fortalecer el carácter

  • control – tener claro el valor propio y no reaccionar ante lo que otros dicen
  • paciencia – reconocer que el tiempo es el mejor juez
  • confianza – fe que alienta e inspira a ser mejor
  • compasión –  entender los escasos recursos y problemas que otros tienen
  • alegría – felicidad por saber que uno se puede controlar y no tiene que lastimar

Uno tiene que reconocer que nadie tiene el poder de lastimar a menos que uno lo permita. Deja de reaccionar o sufrir por los malos tratos de personas insensibles que no tienen conciencia del daño que causan.

 

Como fortalecer tu carácter

1.       Dejarte lastimar es una elección propia. Uno siempre tiene el poder de elegir qué y quien tiene poder para lastimarte. Podrá doler un instante lo que te dicen, pero ese dolor se puede cargar y hacer un drama, o bien soltarlo y entender quien lo dijo.

2.      Los sentimientos son propiedad privada y hay que aprenderlos a controlar. Cuando uno aprende a proteger, cuidar y controlar sus emociones, tiene una mayor posibilidad de enfrentar con calma las ofensas y los maltratos que recibe de gente grosera y amargada.

3.      Cuidar la dignidad y el honor propio fortalece el carácter. Ser un grande de carácter significa que puedes crecer sin aplastar, puedes darte a entender con sensibilidad y sobretodo puedes escuchar sin dejar ser lastimado.

Fortalecer el carácter y ser una persona con valor y convicción, no es fácil, pero es la única manera de crecer y convertirse en una persona grande de espíritu.

 

Publicaciones Recomendadas

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar