Terapia psicológica para tratar la ludopatía

 En Blog, Superación

La ludopatía es considerada una forma de adicción en la que no existe una dependencia a las drogas, sino dificultades para controlar y frenar los impulsos y deseos por el juego. Una de las principales dificultades que existen para identificar este tipo de adicción es que en ocasiones el límite entre lo que se puede considerar una conducta normal que implica juegos de apuestas y lo que es anormal, no está bien definido. Sin embargo se puede hablar de un problema de adicción cuando la intensidad y frecuencia de juego y la cantidad de dinero invertido en la actividad interfieren en las actividades cotidianas y en las relaciones sociales, familiares y laborales y es entonces cuando se debe buscar la ayuda de un especialista. Anteriormente en este blog hemos hablado de los signos y síntomas que caracterizan este trastorno de la conducta del juego y de los factores de riesgo que pueden influir en que se desarrolle este tipo de adicción o que la persona que ya se ha sometido a un tratamiento, presente recaídas. En esta ocasión presentaremos alternativas no farmacológicas para tratar el juego patológico, particularmente los tratamientos psicológicos que han resultado efectivos en personas, explicaremos en qué consisten y qué tipo de herramientas utilizan.

Como acabamos de mencionar, la ludopatía es considerada como una adicción y desde este enfoque se emplean tratamientos psicológicos que han demostrado tener efectividad en el control de la drogadicción y el alcoholismo. De hecho, los primeros programas de tratamiento que se estructuraron para personas con problemas de juego fueron de internamiento, comúnmente aplicados en el tratamiento de personas con alcoholismo. Hoy en día el régimen de internamiento continúa siendo una opción de tratamiento pero por lo regular se aplica únicamente cuando se presentan crisis agudas severas y la mayor parte de los programas se realizan de manera ambulatoria. Los programas de tratamiento incluyen no únicamente tratamientos psicológicos individuales y grupales, sino otras alternativas, como la farmacoterapia y los grupos de autoayuda, según las características de la adicción y los intereses del paciente. Entre las múltiples herramientas psicológicas que a través de los años han sido útiles para el tratamiento de una adicción de esta naturaleza , la de desensibilización imaginada, la reestructuración cognitiva, la terapia motivacional, la exposición en vivo y el control de estímulos han sido mejor estudiadas y por tanto, se tiene un conocimiento más amplio sobre los efectos que tiene en un paciente con problemas de juego patológico.

Los tratamientos psicológicos desde un enfoque conductual parten del análisis de la conducta del juego a partir de las emociones que le produce a la persona el juego, la ansiedad que presenta, las expectativas económicas y sus relaciones interpersonales, es decir de los antecedentes; de las conductas abiertas y encubiertas, como los pensamientos relacionados con el juego, el dinero que se invierte en la actividad y el tipo de estrategias que se emplean para hacerle frente a los malestares originados por la adicción; y las consecuencias negativas y positivas, como las oportunidades de socialización, el dinero ganado, las deudas, la depresión, problemas laborales, familiares y legales generados a raíz del juego.

Tomando en cuenta estos factores, un tratamiento conductual emplea técnicas de desensibilización imaginada, de relajación, de control de estímulos y de exposición en vivo con prevención de respuesta. La desensibilización imaginada y la relajación ayudan a reducir la ansiedad pues se relacionan con los mecanismos de ejecución de las conductas que hacen que una conducta específica se convierta en hábito y es activada cuando la persona se expone a ciertos estímulos. Si la conducta no es completada se presenta un malestar, por lo regular ansiedad y con esta técnica se trabaja el imaginarse en diferentes escenarios que activarían la conducta de juego pero sin que se finalice la conducta del juego para enseñar técnicas de relajación que reduzcan los malestares ante estas situaciones imaginarias. Por otro lado, el control de estímulos y exposición en vivo con prevención de respuesta consiste en limitar al paciente para que no se exponga a estímulos que lo hagan caer en el juego, como puede ser impedir el contacto con otros jugadores, restringir su acceso a tarjetas de crédito y efectivo o comprometerlo a evitar centros de juego, de modo que poco a poco los estímulos pierden fuerza y ya no desencadenan la conducta de adicción. Al mismo tiempo se expone al paciente a estímulos que anteriormente han suscitado su deseo de jugar para enseñarle técnicas de autocontrol progresivo, esto con el fin de debilitar los estímulos, reducir la ansiedad y enseñar vías para afrontar los malestares emocionales ocasionados por resistirse al juego.

Por otro lado, las terapias cognitivas parten de identificar los elementos que propician el exceso de juego, como pueden ser los pensamientos supersticiosos, la percepción del cálculo de probabilidades y la ilusión de control, que incrementa una imagen de autoeficacia y diversos pensamientos irracionales. Debido a que la participación regular en el juego facilita el establecimiento de pensamientos de tipo no racional es necesario tratar el problema desde un abordaje que permita modificar las distorsiones a nivel cognitivo, esto par reducir los deseos de jugar. Con una terapia cognitiva el paciente adquiere herramientas que le ayudan a afrontar pensamientos irracionales y encontrar relaciones entre sus emociones, pensamientos y conductas, así como a superar la ansiedad de juego y se le enseñan vías para la solución de problemas. Cabe mencionar que la duración de las terapias psicológicas para el tratamiento de la ludopatía varía de una persona a otra y que, como ya mencionamos, puede ser necesario utilizarlas en conjunto con otros tipos de tratamientos, como el farmacológico para reducir los efectos negativos que tiene la adicción al juego en las diferentes esferas de la vida de quien la padece, y ayudarle a recuperar su salud. En próximas publicaciones en este blog hablaremos a mayor profundidad sobre las características de las terapias cognitivas y conductuales para el tratamiento de adicciones y de la importancia que tiene la familia para la superación de estas dificultades que tienen un fuerte impacto negativo en la calidad de vida de quienes las padecen.

Publicaciones recientes

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar