Uno de los principales problemas que aqueja al mundo contemporáneo es el de las adicciones, de ahí la importancia de conocer una clínica de rehabilitación como las de Oceánica. Aunque la mayoría de la gente tiende a relacionar de inmediato el término “adicción” al alcoholismo o las drogodependencias (adicciones a diversos tipos de drogas ilegales psicotrópicas), lo cierto es que el panorama es bastante más complejo: envueltos en un mundo de constantes estímulos de toda clase, las adicciones son el desarrollo de un hábito en relación a cierto estímulo, que puede ser desde las drogas hasta la comida, pasando por las apuestas.

Muchas de las sustancias que están relacionadas con la adicción se encuentran en nuestro entorno inmediato, como los cigarrillos, el alcohol o la comida, forman parte de las habituales relaciones interpersonales que se dan en ciudades y pueblos, sean grandes o pequeños. Pero, ¿por qué algunas personas pueden disfrutar de estas cosas sin mayores problemas mientras que otras, al contrario, se dejan arrastrar en una espiral de la que al final ya ni saben cómo salir? ¿Por qué se ven atrapados en estas espirales de dependencia? Porque no se trata de que sólo las sustancias, por sí solas, desarrollen una adicción en las personas, hay algo en ellas que las hace trabar relaciones de ese tipo, ya sea con personas o con sustancias o estímulos.

image-0007-compressor

Al respecto existen varias hipótesis y teorías, y seguramente se postulen muchas más. Sin embargo, hemos llegado al punto de poder describir y tratar el problema de las adicciones como uno que no concierne sólo al tipo de la sustancia ni al adicto como un sujeto aislado, es precisamente en el ámbito de sus relaciones donde podremos encontrar los problemas, puesto que nadie está aislado: así pues, habrá que buscar factores relevantes en la adicción en la familia, en los círculos de amistades, investigar las relaciones afectivas e íntimas del paciente, su relación con el trabajo, etcétera, y trabajarlos con él, como también trabajar todas aquellas disposiciones anímicas, como la ansiedad, que inciden considerablemente en las conductas de dependencia de los pacientes.

El enfoque sobre las adicciones ha cambiado muchísimo en los últimos cincuenta años, pasando, básicamente, del modelo punitivo a un enfoque asistencial en los centros de rehabilitación. Esto es, el adicto ya no es un criminal, la adicción es un trastorno o una enfermedad de causas y factores múltiples, y que debe tratarse no blanqueando al individuo de su personalidad anterior, de su personalidad adictiva, sino trabajando para resolver los problemas que lo llevaron a necesitar de una relación adictiva en primer lugar. Así pues, se trata a nivel de una multiplicidad de causas que trabajar mediante terapia y no de un caos de efectos a suprimir. En este sentido, los enfoques psicológicos de tipo sistémicos, donde el énfasis de los problemas en un grupo jamás son asignados a un individuo en especial sino al funcionamiento del grupo en general, han probado ser una fuente de ayuda importantísima.

En Oceánica apostamos por un tipo de clínica de rehabilitación que funciona principalmente en modo residencial, esto es, el paciente es ingresado en el centro de rehabilitación, donde le será dado un espacio personal, su habitación, y donde podrá recibir constantemente la ayuda y asistencia de nuestros profesionales y expertos. Consideramos que el modelo residencial es crucial en el tratamiento de las adicciones por cuanto éstas se encuentran estrechamente vinculadas con los espacios relacionales de los pacientes, por lo que frecuentar antiguos espacios puede reconducirlos a hábitos igualmente antiguos. Es preciso trabajar con los pacientes la formación de un nuevo mundo para ellos, que ya no sea aquel por el que anteriormente circulaban, sino uno que ya no esté cargado de hábitos y relaciones dañinas, uno donde pueda volver a desplegar su proyecto de vida y hacerlo una vez más algo posible.

Uno de los aspectos más importantes en lo concerniente a los procesos de rehabilitación es el entorno. Éste puede ser un factor crucial que ayude al paciente a recobrar su contacto con el mundo concreto, a sentirse de nuevo situado en un mundo en que comparte con todo tipo de hombres y mujeres, y ya no sólo el circuito cerrado de la adicción y sus sujetos. Asimismo, el ambiente ayudará a despejar las emociones enturbiadas del paciente, ayudándolo a calmarse, relajarse, y poder trabajar la ansiedad que está en el fundamento de tantas adicciones. Es por esto que nuestra clínica de rehabilitación se encuentra frente al mar, en entornos de un vivo verde, con el propósito de ayudar a nuestros pacientes a reconquistar su armonía interior.

Entre los servicios con los que contamos en Oceánica clínica de rehabilitación se encuentran los tratamientos de alcoholismo, drogadicción, adicción a los medicamentos, codepencia, trastorno de conducta alimentaria y ludopatía, así como ofrecemos también el servicio de intervenciones, las cuales se han vuelto uno de los métodos más populares y exitosos a la hora de lidiar con un cercano que tiene problemas de adicción. La intervención consiste en reunir a las personas más cercanas al individuo en cuestión, quienes, sin juzgarlo, le intentan hacer notar los efectos que ha tenido su adicción en él mismo y en sus seres queridos, provocando en éste la búsqueda de ayuda, en la que se comprometerán todos los reunidos; en los casos de intervenciones, un profesional certificado se encargará de orientar y asesorar al grupo de cercanos (viajando a su ciudad si es necesario).

En Oceánica también disponemos de servicios web. Esto consiste en un chat con un/a terapeuta en línea, el cual lo puede ayudar a orientarse en el tipo de tratamiento que le conviene, además de despejar muchas de sus dudas a la hora de cómo proceder a ingresar en nuestra clínica de rehabilitación.