por qué mi hijo no me cuenta sus problemas

Como manejar problemas delicados y complicados

Para poder resolver grandes problemas se tiene que iniciar con pláticas ligeras y triviales, muchas, veces nos preguntamos, ¿por qué mi hijo no me cuenta sus problemas? y si ademas sospechamos que esta consumiendo substancias es importante acercarnos a ellos.

Si no puedes hablar de boberías, reír de simplezas, platicar de cosas sin importancia, o dar detalles solamente porque si… entonces es muy probable que tampoco no puedas hablar de cosas complicadas con la persona que quieres tener cerca de tu vida.

La comunicación en una relación personal  un proceso algo es complicado y  paradójico, por un lado necesitas tener la confianza de poder ser autentico,  hablar  con sinceridad, poseer la facilidad de platicar temas íntimos y delicados. Pero, también  ocupas gozar de un ambiente donde haya cabida a ser simple, superficial y trivial.  El balance de ambas dimensiones de la comunicación de la relación es lo que conjunta el equilibrio efectivo y afectivo.

Si no cultivas la plática ligera  y superficial, será más difícil poder llegar a tener las conversaciones delicadas.  La comunicación no consiste sólo en compartir los grandes problemas de la vida, o en dar avisos informativos. Esta, se conforma de tanto  las pequeñas cosas diarias que fundan la convivencia,  como las palabras simples que sazonan las relaciones y abren los canales de comunicación, así como también toda  la información, diálogos  y las discusiones que contienen temas incómodos, controversiales y dolorosos.

Son las pequeñas y triviales palabras, los detalles insignificantes etc., las que dan entrada a la confianza para poder tener conversaciones profundas. Cuando uno deja de compartir las pequeñas cosas de la vida diaria, los canales de comunicación se van deteriorando y cerrando. Y sin querer, la comunicación se enfría o disminuye, y cuando es necesaria… esta ya no está disponible.

Muchas ocasiones personas preguntan ¿por qué mi hijo no me cuenta sus problemas? Así también  se cuestionan ¿por qué mi esposo toma tanto alcohol? Hace mucho tiempo que ya no tenemos pláticas sinceras. Pues bien, para ambos casos, la pregunta correcta debiera de ser. ¿Cuándo fue la última vez que platicaron sin discutir? Cunado fue la última ocasión que se rieron por alguna simpleza y compartieron alguna caricia emocional como un alago o una simple atención. En la respuesta a estas preguntas se encuentra la clara explicación de la razón por el alejamiento físico y por supuesto en enfriamiento emocional.

Platicar relajado permite hablar tranquilo, ser escuchado y por lo tanto ser entendido sin sentir rechazo o miedo a ser juzgado. Así comprenderás la pregunta de ¿por qué mi hijo no me cuenta sus problemas?

Abrir y mantener limpios los canales de comunicación es un trabajo que requiere esfuerzo y constancia. Hay que nutrir todos los días la plática. Mantener el interés, motivar la curiosidad y dirigir la atención para que los diálogos como que bonita esta tu blusa… me encantan las palomitas con caramelo, el perro de mi amiga es muy chistoso, me compre un teléfono nuevo… sean los ganchos que invitan a sentirse cómodos y tranquilos, y por lo tanto, este sea el puente que permita que después se pueda platicar de las preocupaciones, los dolores y los problemas que quitan el sueño. Hay que estar muy atento en las relaciones personales, ya que los indicadores simples y  claros no mienten.

Si no hay confianza para reír y para comentar las cosas que ocurren durante el día, será mucho más difícil entablar una plática profunda donde la persona que tiene algún tipo de problema o angustia se pueda expresar.

La vulnerabilidad personal es muy frágil.  Si crees que necesitas ayuda porque alguien en tu familia ya no tiene la facilidad de platicar y está utilizando substancias toxicas ayúdale y busca ayuda profesional.

La clínica de Oceánica en Mazatlán tiene programas maravillosos para ayudar con problemas de alcoholismo, drogadicción, codependencia, trastornos alimenticios, adicción a las apuestas entre otros. Recuerda la ayuda está a una sola llamada.

Si necesitas ayuda contáctanos haciendo clic aquí o llamando al 55 8854 7141 con gusto te atenderemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto