Prevenir recaídas

¿Cómo prevenir recaídas?

Sí sólo por hoy, elijo estar consciente de señales de alerta,  podré hacer algo al respecto y así  prevenir recaídas.

Hablar de prevención es pensar inmediatamente en los factores de riesgo, señales de alerta y/o focos rojos,  por lo que es importante estar conscientes de ellos y cómo éstos se manifiestan o pueden presentarse en nuestro día a día. 

Sí estamos en un proceso de recuperación, cada uno sabe cuáles son esos factores de riesgo en lo particular y en cada una de sus áreas de vida, por lo que los invito a reflexionar y evaluar con honestidad lo que se está haciendo al respecto el día de hoy.

Señales de alerta

Por mencionar algunas señales de alerta para una posible recaída, encontramos el dejar de accionar,  es decir,  dejar de hacer las cosas con las que nos comprometimos para nuestra recuperación, descuidar o minimizar las acciones de autocuidado que en su momento consideramos fundamentales, o permitir la falsa creencia de que ya no es necesario apoyarnos en alguien más, autosuficiencia,  por mencionar algunas.

Sin embargo, ante las señales de alerta también tenemos que evaluar las herramientas que conocemos o con las que ya contamos para, en el día a día, también evitar entrar en una dinámica de riesgo, entre ellas están, la disciplina en acciones diarias de autocuidado como los horarios de los principales hábitos como dormir, comer, asistir a juntas, convivir con la familia, tener espacios de descanso, establecer metas objetivas y a corto plazo, vivir el sólo por hoy para dar respuesta a las demandas cotidianas de manera inmediata, con acciones realistas y congruentes.

A su vez, la importancia del diálogo, saber hablar de nuestros problemas y pedir ayuda cuando identificamos alguna vulnerabilidad, fortalecer la red de apoyo que inicia en la familia y continúa en los grupos de auto ayuda, con un compañero de recuperación, padrino o madrina, o con los profesionales de la salud. 

Vivir apegados al Programa de 12 pasos de Alcohólicos Anónimos, Narcóticos Anónimos, etc., mantener el contacto con un Poder Superior, como cada quien lo concibe, esto en cada nuevo amanecer.

En resumen, responsabilidad, disciplina, acción, diálogo y acompañamiento.

No cabe duda que cuando se logra vivir en recuperación, existe una vivencia de satisfacción, éxito y bienestar general, sin embargo la vida también nos enfrenta cara a cara con las dificultades propias de la vida misma y es por ello que las herramientas deben de estar presentes en nuestra agenda diaria con la finalidad de obtener las promesas que ofrece la recuperación. 

Recuerda, no hay pretextos para no continuar en recuperación y disfrutar de ella. Recordando que la recuperación es responsabilidad personal.

En caso de que tengas dudas de cómo prevenir recaídas o quieras profundizar en alguna señal de alerta o herramienta, en Oceánica, estamos para acompañarte.

Si necesitas ayuda acércate a Oceánica;

 Haciendo clic aquí 

Llamando al 55 8854 7141

¡Contáctanos!

Lourdes Quintero Flores

Terapeuta de Cuidado Continuo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto