como decri no a la adiccion

¿Cómo podemos dejar la adicción?

¿Hasta cuándo uno debe decir basta, ya no más? Tomar la decisión y saber cómo podemos dejar la adicción no es fácil, pero es el primer paso para poder salir y vivir.

Aferrarse a tener un destino fatal, lleno de complicaciones y problemas, tener una relación que no funciona, vivir intoxicado y no tener conexión real con el mundo… sin duda es una receta perfecta para tener una vida complicada, miserable y además es como vivir al borde de no tener nada.

 Hay que luchar, superarse y buscar todos los medios posibles de salir adelante, en todos los aspectos de la vida, físico, emocional y espiritual, pero no hay que quitar la posibilidad de cambiar o de ceder.

Nadie dice que uno se debe de conformar, tampoco se habla de resignación, ni de lastima, solo hay que aprender a escuchar al universo y entender la realidad. Si las llamadas no son contestadas, si las puertas están totalmente cerradas, si solo se hace más de lo mismo, si  ya nadie te cree ni te puede ayudar como tú les pides…. Quizá es tiempo de parar y cambiar tu camino.  Es momento de pedir ayuda y dejar las adicciones.

Es posible, que a pesar de que quieres salir de tus problemas, no estás en el lugar adecuado, ni tratas con las personas indicadas, o simplemente, todavía no estabas listo para sanar.

Uno se trata de convencer a si mismo de que todavía hay lucha, que las cosas pueden mejorar y hasta cambiar. Después de todo, la rutina es muy cómoda y es muy doloroso decir basta, ya no puedo más. Hay ocasiones que la vida se atora, las cosas dejan de fluir y es necesario cambiar la dirección. Posiblemente la manera de pensar y actuar ya no funciona.  

¿Se debería de seguir luchando a pesar de que no se va a solucionar nada? o ¿sería más prudente, aceptar la perdida? ¿Quizá sería  mejor pedir ayuda y dejar de sufrir? Después de todo, parar de lastimarte, es una mejor opción. 

Decir basta y poner un límite, es una acción valiosa. Valiente es la persona que es capaz de arriesgarse y cambiar cuando las cosas ya no funcionan. Dejar ir lo que no es, curiosamente libera y trae nuevas oportunidades.

Decir BASTA es una manera sana de vivir cuando las cosas ya no sirven. Decir basta es entender que las cosas no marchan bien, que ni más palabras, ni nuevas promesas, ni regalos o promociones son necesarios. Hay momentos que lo único que queda es enfrentar la realidad cara a cara y decir, hasta aquí hemos llegado. Hoy tengo que cambiar y esto que no sirve, tiene que terminar.

¿Qué pasa cuando uno tiene miedo de terminar? ¿Cuándo uno cree que un milagro puede suceder? La persona que no quiere o puede confrontar su realidad, se termina hundiendo en una rutina que agota sus posibilidades de mejorar. Se desmoraliza porque se siente mal consigo mismo y termina excluyéndose de su propia vida. Finalmente se aísla y se aleja  de sus seres queridos perdiéndose en un abismo que ni él, ni nadie lo podrán ayudar a salir.

¿Cómo podemos dejar la adicción?

Aprende a decir NO

Poder decir no sin culpa ni remordimiento es una acción poderosa e importante. Cuando dices NO al dolor y a la angustia, dices si a la vida, al amor y a la felicidad.

Los 5 grandes NO  que se deben de evitar:

  • No te tortures, estos sentimientos pueden ser constructivos.
  • No temas la sensación de vació y no los niegues – confrontarlos.
  • No te culpes- escucha y obsérvate.
  • No te justifiques – ponte a trabajar haciendo cambios, reacciona.
  • No te mientas, ni minimices lo que estás vivenciando – ver la realidad sin endulzarla.

Como  se puede terminar lo que ya no funciona para poder iniciar un nuevo camino:

1.            Poder ver los momentos difíciles como una prueba de resistencia y de superación disminuye la angustia y facilita la solución. Tu visión determina tu acción, cuando uno entiende que lo que sucede es una oportunidad para crecer y mejorar, la propia actitud es más positiva, se disminuyen los miedos y se quitan las culpas.

2.            La persona que se arriesga a terminar una situación a pesar de sus miedos siempre sale ganando. Se desperdicia mucha energía en tratar de componer lo que está roto. Sobreponerse al miedo y actuar de una forma distinta siempre trae nuevas oportunidades para mejorar, solucionar o terminar lo que no funciona.

3.            Toda persona merece  tener una buena vida y poder ser feliz. Esto implica que hay que trabajar diariamente en mejorar y crecer, limpiando y sanando lo que se atora y daña en el camino. Cada pequeño logro es muy valioso. 

Ya basta, dos simples palabras poderosas que fortalecen el alma, mejoran la calidad de vida y es clave para saber ¿Cómo podemos dejar la adicción?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto