Que problemas puede tener un hijo de padre drogadicto.

¿Qué problemas puede tener un hijo de padre drogadicto?

Tratar el tema de las adicciones, es muy complicado y más aún cuando el sistema familiar se ve envuelto en él; usualmente los padres construyen su vida en torno a sus hijos, familiares y parejas y buscan crear un patrimonio y una estabilidad a largo plazo. por eso es tan relevante la pregunta de ¿Qué problemas puede tener un hijo de padre drogadicto?

En muchas familias donde reinan las adicciones surge la figura de la codependencia, una forma de mantener un equilibrio, que puede llevar a la persona co-dependiente a un estado emocional negativo.

La mayoría de los familiares que viven con una persona adicta se vuelven co-dependientes, especialmente la pareja, los padres y los hijos, pero es en estos últimos en quienes tiene un mayor impacto, especialmente cuando viven en su infancia y adolescencia con un drogadicto o alcohólico.

Las adicciones dañan a los hijos tanto como el maltrato físico o emocional, ya que ellos aprenden a vivir en negación, o sin hablar sobre los problemas que suceden al interior del hogar, disculpando siempre al padre o madre adicto, e incluso cumpliendo con sus roles.

Un co-dependiente adulto suele volverse;

  • Controlador
  • Hipervigilante

O desarrollar trastornos de ansiedad ante la incertidumbre de si el adicto;

  • Va a manejar borracho
  • Si va a perder su empleo
  • Si su vida se encuentra en peligro y muchos otros pensamientos que pasan por la mente de alguien que se preocupa por su ser querido.

Pero en el caso de los hijos, muchas veces actúan como los adultos en sus hogares, ayudando en los quehaceres domésticos, trabajando para llevar el sustento de la familia, haciendo tarea con los hermanos, etc.

A la mayoría de los niños se les enseña a callar, a no hablar de lo que sucede al interior de la casa; incluso muchas personas solo beben en su casa y se abstienen del alcohol en reuniones familiares, por lo que nadie del exterior podría sospechar que en la familia hay un problema de adicciones y menos aún saber ¿qué problemas puede tener un hijo de padre drogadicto?.

¿Qué pasa cuándo la madre y el padre son adictos?

Hay familias en las que no sólo un padre es el adicto, sino ambos, y los hijos crecen sin poder confiar ni contar con nadie, como padres de sus padres, pues muchas veces tienen que darles de comer, ayudarles a llegar a sus camas, tratar de convencerlos de que dejen las drogas.

Los escenarios son innumerables y lastiman mucho a los hijos jóvenes, quienes se vuelven más propensos a caer en las garras de las adicciones.

Dentro de estas familias, que se vuelven disfuncionales, muchas veces la persona que desarrolla la actitud de codependencia es la pareja (que puede ser el padre o la madre), que pasa el día tratando de salvar a la persona adicta, pero ser co-dependiente también puede volverse una enfermedad.

Diversos investigadores en los temas de las adicciones indican que en la codependencia, la obsesión por rescatar y controlar al otro es su enfermedad. Este término surgió en los grupos de los familiares de las organizaciones sin fines de lucro Alcohólicos Anónimos, en estas y otras instituciones de apoyo a los pacientes con adicciones se han creado grupos de ayuda e intervenciones especiales para personas co-dependientes.

El padecimiento es tan complejo, que en ocasiones se ha presentado que cuando un adicto se rehabilita y reintegra a la familia, sobrevienen nuevas crisis familiares, especialmente por el cuidador o el co-dependiente, pues como ya no tiene de quién ocuparse puede dejar que afloren sus propias patologías.

Muchos de ellos establecen relaciones de control, manteniéndose al pendiente constantemente de la pareja, de los padres o de los hijos, sin embargo otros de ellos comienzan a caer en comportamientos compulsivos o en adicciones para “controlar” su ansiedad.

La codependencia es más frecuente en mujeres, especialmente porque su rol social es de cuidadoras, de responsables del hogar, por lo que no sólo las esposas son las mayores co-dependientes, también lo son las mamás y las hijas, que son rescatadoras, perseguidoras y víctimas al mismo tiempo.

Los co-dependientes se preocupan de forma excesiva, incluso inapropiada por otros, y en el caso de los hijos esta situación llega a ser dañina incluso en el rendimiento académico de los hijos, ya que no tienen tiempo para estudiar, pues se dedican a cumplir las funciones que sus padres abandonan.

El co-dependiente se olvida de sí mismo y se centra en los problemas de los otros, por lo que puede sentirse abandonado y que sólo es necesitado cuando ayuda al otro.

Por esta razón, le costará tanto trabajo terminar con la relación enfermiza, y en su vida adulta tenderá a buscar otras relaciones enfermizas de forma inconsciente, es decir, sin apenas darse cuenta.

Es muy importante romper el ciclo de las adicciones y las relaciones familiares disfuncionales, especialmente cuando tenemos hijos, pues es la familia donde ellos forjarán su carácter, y crecer bajo la codependencia los acercará a las adicciones en su adolescencia o su vida adulta, o a las relaciones enfermizas.

El co-dependiente no se da cuenta de que contribuye sin quererlo en la adicción, en parte por negar el problema y porque sus intenciones pueden ser muy buenas por lo que es de suma importancia que ellos también reciban atención, especialmente porque muchos co-dependientes sufren depresión y ansiedad.

El tratamiento para la codependencia debe ser integral, al igual que el del adicto, personalizado y con asistencia espiritual, psicológica y por parte de grupos de autoayuda, que son de gran ayuda para identificar los puntos críticos y abrirse ante la situación real que se vive en la familia.

También se requiere replantear las creencias, hábitos y actitudes para recuperar la calidad de vida, la auto-confianza y la seguridad.

Nosotros te ayudamos a entender qué problemas puede tener un hijo de padre drogadicto y a tratarlo antes de que el problema sea más grande.

En Oceánica encontrarás el tratamiento para la codependencia que tu familia y tú necesitan para recuperar el equilibrio familiar y mantenerse unidos contra las drogas.

Si necesitas ayuda contáctanos haciendo clic aquí o llamando al 55 8854 7141 con gusto te atenderemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto