Recuperación como proceso personal

RECUPERACIÓN COMO PROCESO PERSONAL.

La recuperación se define como un proceso “ muy personal “ y único que supone el desarrollo de un nuevo significado y propósito en la vida; más allá de los efectos negativos del problema de salud física, psicológica y espiritual.

Se trata de un proceso continuo de consciencia, en la búsqueda de bienestar y calidad de vida, que implica descubrir y re-significar en un sentido positivo de sí mismo.

Aceptar y hacer frente a la realidad de cualquier dificultad o incapacidad resolutiva de experiencias negativas propias de la enfermedad adictiva, entendiendo la adicción como una manifestación de conductas autodestructivas a través de la obsesión y la compulsión; donde el individuo a menudo se siente deprimido, inútil, aislado, débil y poco realista, experimentando incapacidad de gestionar sus emociones, manifestando características propias de la enfermedad como incapacidad para controlar conductas impulsivas, bajo compromiso para los valores y metas personales, sustitución de conductas adictivas por otras, negación a sus problemas, miedo al fracaso y a la frustración, baja autoestima, manejo pobre de estrés y ansiedad , gratificación instantánea, falta o carencia de intimidad, etc. esto a menudo conduce a comportamientos de no conformidad, de rebelión, de relaciones superficiales que son breves y llenas de agitación emocional con fluctuación de sentimientos entre superioridad e inferioridad.

La persona enferma, tiene mucho miedo al dolor por lo cual desarrolla mecanismos de defensa como la autoconmiseración, la mentira, el autoengaño y la justificación, le importa mucho el exterior lo que piensan y tengan los demás, mantiene las falsas creencias de que el problema esta en el exterior, utiliza frases comunes “ sí los demás cambiaran yo sería feliz o si fuera una persona de éxito todo estaría bien” por lo tanto tendría bienestar.

Como ejemplo el pensamiento errático constante de un bebedor “aprenderé a beber sin perder la cordura o la consciencia” a pesar de que las consecuencias negativas le reflejan la total perdida de cordura; percibiéndose ante sí mismo como desinhibido, sociable y valiente , encontrándose totalmente fuera de la realidad.

¿Qué es la recuperación entonces?

Es un proceso de reconstrucción saludable, comprendiendo que para que exista la enfermedad primero existió la salud, aunque para ello implique adentrarse a un proceso de introspección y así poder responder las preguntas de ¿cómo?  ¿cuándo? y ¿dónde? se perdió la salud e inicio la enfermedad, practicando dentro del proceso terapéutico de resignificación, resolución de conflicto y acción, los 12 pasos de A.A. en la práctica de valores como la aceptación, el convencimiento, la honestidad consigo mismo, la humildad; la disciplina, la buena voluntad, la perseverancia, todo esto apegándose al plan de tratamiento establecido de manera clínica y terapéutica.

En Oceánica estamos comprometidos y ofrecemos programas especializados a través de un equipo multidisciplinario altamente capacitado en proporcionar atención personalizada y así abordar las necesidades de cada paciente, aplicando principios fundamentales de respeto, dignidad y empatía, haciendo hincapié en la capacidad de una persona a recuperar la fe y la esperanza al desarrollar un sentido de vida y a llevar a cabo la recuperación como un proceso personal.

“El hombre se autorrealiza en la misma medida en que se compromete al cumplimiento del sentido de su vida (Víctor Frankl).

Psic. Bernardita de Lourdes Morales T.

Cédula:10745485.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto