Sea bienvenido a nuestra página de internet, en donde tratamos temas relevantes en torno al mundo de las adicciones y los caminos disponibles para vencerlas. En esta ocasión queremos brindar información amena y útil a nuestros lectores sobre uno de los servicios que brindamos en nuestro centro de rehabilitación, con el que hemos conseguido que miles de personas recuperen la fe en sí mismas y las ganas de continuar viviendo con calidad. ¿A cuál nos referimos? A la rehabilitación de drogas. Asimismo, hablaremos un poco sobre las sustancias adictivas y la dependencia a estas, para que se entienda de manera integral el objeto de las rehabilitaciones.

rehabilitación de drogas

En Oceánica creemos que todos los afectados por las sustancias adictivas merecen una nueva oportunidad de reintegrarse a la sociedad y participar activamente en ella sin la necesidad de incurrir a hábitos perjudiciales como lo son las adicciones. Por tal motivo, queremos aportar nuestra ayuda para que los mexicanos nos mostremos ante el mundo como un pueblo saludable, libre de los problemas implicados con el consumo de estupefacientes.

Las adicciones y las drogas.

Con mucha frecuencia, cuando las personas escuchan el término “droga” inmediatamente evocan imágenes relacionadas con sustancias ilegales y tóxicas, por ejemplo, la cocaína, la marihuana, la heroína, etcétera, sin embargo, muy poca gente tiene pleno conocimiento de lo que es realmente. Con esta palabra, se designa a sustancias de diversas procedencias, ya sean naturales (minerales, vegetales, animales) o sintéticas, las cuales, poseen efectos deprimentes, estimulantes o narcóticos. Esta es tan sólo una definición general, breve e introductoria, más, tiene matices aún mayores que deben ser aclarados para generar una mayor comprensión.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), en el ámbito de la farmacología, una droga se define como un fármaco con propiedades químicas que tiene la capacidad de alterar las funciones psicológicas, fisiológicas y bioquímicas de los tejidos del cuerpo y del comportamiento de quien la consume. También es comprendida como una sustancia o una mescolanza, de las que en un primer momento no depende el organismo (más, posteriormente, el uso continuo genera tolerancia y dependencia), la cual, al ser consumida, modifica las funciones del cuerpo y la estructura misma de diversos tejidos. Entre los órganos afectados por la ingesta de drogas resaltan los pulmones, el sistema cardiovascular, el hígado y en especial el cerebro y el sistema nervioso. Si se entiende lo dicho hasta aquí, se entenderá también la gravedad del asunto y por qué no es recomendable incidir en las adicciones.

Erróneamente se cree que las drogas son todos aquellos consumibles ilegales. Más, quienes conocen el tema, saben que en realidad estamos rodeados de muchas drogas legales: desde los antibióticos, café y refrescos, hasta alcohol, tabaco,  aspirinas, entre otros. Cuando un usuario consume de manera repetitiva alguna de estas sustancias prohibidas o puestas a la venta para el público, al grado de generar tolerancia y dependencia en el organismo, se produce un estado psicofísico denominado “adicción”. Este se distingue por distintos síntomas, los cuales se establecen a través de un diagnóstico. A continuación enunciaremos algunos de los signos por medio de los cuáles se puede determinar si un individuo ha caído o no víctima de la adicción:

  • Esta se caracteriza por la necesidad de dosis cada vez mayores para que se suscite la intoxicación con la droga, asimismo, por la reducción de los efectos a lo largo de un consumo prolongado.
  • Síndrome de abstinencia. Es la supresión o efecto desagradable que surge cuando el afectado intenta dejar la adicción. Debido a que suele ser muy difícil de soportar, la mayoría reincide en el consumo sin poder atravesar esta etapa indispensable para su recuperación.
  • Consumo cada vez mayor y por periodos más largos de lo normal.
  • Deseo compulsivo y esfuerzos inútiles por controlar o evitar el consumo de la droga.
  • Consumo persistente pese a que se tenga conocimiento de sus consecuencias perjudiciales para la salud y las relaciones del afectado.
  • Abandono de actividades sociales, personales, laborales, escolares, etcétera.

¿Cómo se lleva a cabo la rehabilitación de drogas?

Puesto que la drogadicción es una enfermedad originada por diversas causas, se requiere de un tratamiento basado en múltiples disciplinas, en el que se integre a un equipo de profesionales capacitados para atender a quienes han caído víctimas de los estupefacientes. En la actualidad, la rehabilitación de drogas se lleva a cabo con tratamientos que buscan incidir en los niveles fisiológicos y psicológicos, pues de esta manera se consigue la erradicación del problema.

Algunos centros rehabilitadores se enfocan en atender a la dependencia, la tolerancia y el síndrome de abstinencia, es decir, se mueven en un plano fisiológico en su intento de desintoxicar al cuerpo de los que presentan síntomas de adicción. No cabe duda que son de mucha ayuda, sin embargo, no se trata de un método integral pues, omiten el hecho de que los pacientes recuperados pueden caer nuevamente y con facilidad en el consumo de drogas. Por tal motivo, es indispensable que dentro de la rehabilitación se brinden tratamientos psicológicos  que incidan en lo conductual, y que además de desintoxicar al organismo, tengan la finalidad de deshabituar a los recuperados para que no recaigan en las drogas y se mantengan abstemios de por vida.

En Oceánica, puede tener plena seguridad de que le ayudaremos a usted o a alguno de sus seres queridos a que recuperen la esperanza y los deseos de vivir. Acérquense con nosotros, permítanos ayudarlos en su intento de superar la adicción de manera definitiva.