Bienvenido sea a esta su página web. Es un gusto contar con su presencia esta ocasión, pues, de esta manera podemos aprovechar para hablarle sobre uno de los servicios que brindamos a la población mexicana con la finalidad de propiciar la salud pública de nuestro país y la de aquellos enfermos víctimas de la adicción, a saber, el tratamiento del alcoholismo. Nuestro centro de rehabilitación abre sus puertas a toda persona que desee recuperar su bienestar y mejorar su vida por medio de ayuda profesional y comprensiva. Si usted o algún conocido sufren a causa del alcohol, permítanos ayudar, pues nuestra misión es devolverle a los afectados la esperanza de vivir: vivir con calidad y sin dependencia.

tratamiento del alcoholismo

¿Qué es el alcoholismo?

Si empezamos por definir a esta enfermedad, es porque creemos que es necesario hablar primero sobre el malestar que necesita ser tratado dentro de un centro de rehabilitación como el de Oceánica. De esta manera, podemos abordar de mejor manera el tema que nos compete en este texto.

El alcoholismo es uno de los problemas que más aquejan no sólo a la población mexicana, sino a todo el mundo. Es también una de las enfermedades que más muertes causan. Cada año se dan aproximadamente 200 000 muertes a causa de las bebidas. Muchas de estas pudieron haberse evitado si hubiese existido una cultura que promoviera con eficacia el desdén hacia las adicciones.  Esto supone una dificultad seria que tiene que ser atendida con urgencia para evitar su propagación y sus efectos adversos. Son múltiples y variados los factores que intervienen en la generación de esta adicción en la que incursionan muchas personas desde la infancia y la adolescencia, por ejemplo, la educación, los medios de comunicación, el ambiente familiar y social, etcétera.

Es cierto que nuestra nación y muchas otras, son conocidas por su espíritu festivo en el que el alcohol posee un papel importante. Sin embargo, las bebidas embriagantes son capaces de generar dependencia en los consumidores debido a su naturaleza adictiva, asimismo, provocan la muerte de cientos de hombres y mujeres por diversas razones: desde enfermedades hepáticas, violencia, hasta accidentes de tránsito. Por suerte, existen organizaciones encargadas de brindar apoyo a los que han caído en la enfermedad y no pueden abandonarla por su propia cuenta. Sin ellas, es seguro que el índice de muertes relativas al consumo de alcohol sería mucho mayor. En ello estriba la importancia de tales agrupaciones en una época como la nuestra, donde el alcohol es accesible para cualquiera, incluso jóvenes e infantes, en su capacidad de devolverle a los afectados las ganas de vivir sin necesidad de recurrir a la adicción.

¿Cómo saber que se es un alcohólico?

Esta enfermedad se desarrolla de manera insidiosa y no es clara la frontera entre el alcoholismo y el beber problemático. Sin embargo, a menudo se le reconoce con ciertos síntomas, por ejemplo: beber más de lo planeado y con constancia; intentar dejar de beber y no conseguirlo; pasar mucho tiempo intentando conseguir una bebida para alcanzar la embriaguez; sentir un impulso poderoso hacia las bebidas; sufrir problemas escolares o laborales a causa del consumo de alcohol; padecer problemas dentro del seno familiar; beber aunque esto represente un problema serio a la salud; necesitar cada vez más bebida para sentir sus efectos embriagantes; presentar síntomas de supresión por abstinencia.

Dónde acudir si sufre por el alcoholismo.

Si usted presenta todos los síntomas del cuadro clínico que mencionamos en el párrafo anterior, le sugerimos que acuda con urgencia a un centro de rehabilitación como Oceánica, donde puedan ayudarle a abandonar la enfermedad (antes de que esta agrave más su salud y  sus relaciones con las personas que lo estiman) a través de un tratamiento del alcoholismo.

Para que los afectados por el consumo adictivo de bebidas embriagantes se recuperen y se integren nuevamente a la sociedad, se necesita de métodos y tratamientos profesionales, diseñados para que las víctimas del alcoholismo superen todos los retos surgidos durante el proceso de abstinencia y abandono. Tales servicios se brindan dentro de centros de rehabilitación cuya finalidad es ayudar a que los pacientes puedan vivir sin la presencia del alcohol en su organismo y sin el deseo de incidir en el estado de embriaguez.

Los centros de rehabilitación brindan servicios solidarios hacia las personas que quieren desintoxicarse y superar las dificultades relacionadas con la abstinencia. De esta manera, se reducirán o desaparecerán las complicaciones médicas y sociales atribuidas a la ingesta de alcohol. Para que el enfermo se rehabilite, se necesitan atravesar diversas facetas, por tal motivo suele ser un proceso muy largo, el cual dura incluso toda la vida. La desintoxicación no compete únicamente a la eliminación del alcohol y sus efectos en el cuerpo, sino también a su erradicación en la psique de los pacientes. Por tal motivo el tratamiento del alcoholismo tiene que realizarse de forma profesional con el apoyo de personas que conozcan bien el tema, sin omitir el respaldo de los amigos y familiares de paciente.

Por medio de terapias, medicamentos y determinación, los afectados consiguen desintoxicarse y retirar de sí aquello que los inclinó hacia la autodestrucción. La desintoxicación es fisiológica y psicológica, de otra forma, los pacientes recuperados pueden volver a incidir en el consumo de bebidas alcohólicas.

Lo que necesitan los enfermos es volver a creer en sí mismos, recuperar la fe y las ganas de salir adelante. En Oceánica, tenemos los brazos abiertos para atender a las víctimas del alcoholismo y así, superar el origen de sus malestares y ayudarles a recuperar la esperanza.