Craving alimentario

Craving alimentario

Para entender el craving alimentario es necesario entender que el “craving” se define como una necesidad irresistible de consumir una sustancia.

Su estudio se inició en el campo de las drogas, considerando que constituía una base importante para mantener las adicciones (Tiffany, 1990, 1995).

Desde un punto de vista psicofisiológico sería un estado motivacional que fomenta el consumo tanto de drogas como de alimentos (Cepeda-Benito & Gleaves, 2001).

Es por esto que consumidores crónicos, tanto de alcohol como de drogas, que se encuentran en recuperación suelen confundir el deseo irresistible de consumir la sustancia de preferencia (el cual conduce generalmente a la pérdida de control) con el craving alimentario, ocasionando que su ingesta de alimentos incremente, lo cual da lugar al aumento de peso debido a que los alimentos que se ven generalmente involucrados en estos episodios son estimulantes e hipercalóricos, por ejemplo aquellos que contienen picante, chocolate y cafeína, así como alimentos procesados y altos en azúcares.

Craving alimentario o Food Craving

En nuestra vida diaria se pueden presentar una infinidad de situaciones que den lugar a un desequilibrio emocional, el cual puede desencadenar el “food craving”.

Dado a que son situaciones que están presentes en nuestro día a día y que no podemos controlar, es importante adquirir herramientas para poder evitar caer en el food craving cuando esto ocurra, para ello es importante aprender a identificarlo para lograr diferenciarlo del hambre física.

Hambre Física

El hambre física es la señal de que necesitamos consumir alimento, siendo una necesidad básica que asegura el funcionamiento correcto de nuestro cuerpo.

El encargado de informarnos cuando nuestro cuerpo necesita consumir alimento es el hipotálamo, el cual también recibe señales de las hormonas gastrointestinales y del tejido adiposo (grelina y leptina), nerviosas del tubo digestivo y de la corteza cerebral, así como químicas de los nutrientes de la sangre, por ejemplo, toma en cuenta como se encuentra mi llenado gástrico y mis niveles de glucosa.

Otra herramienta indispensable, aparte de evitar saltarnos comidas y llevar a cabo una alimentación consciente, es evitar realizar dietas restrictivas, en su lugar inclinarnos por planes alimenticios personalizados acordes a nuestras necesidades físicas y fisiológicas que también incluyan alimentos que son de nuestro agrado, de esta manera es más fácil adoptar estos hábitos alimenticios sanos a lo largo de la vida.

Es importante recordar que la prohibición fija la obsesión con el alimento, si la variedad de alimentos es escasa y rígida, es más probable que tengamos un episodio de craving alimentario.

Lic. Nut. Karla Vanessa García Grageda
Jefe de Nutrición – Oceánica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto