Intoxicación aguda por alcohol

Intoxicación Aguda Por Alcohol

La intoxicación aguda por alcohol y el consumo crónico de alcohol son de los principales problemas que enfrentamos desde el área de salud mental y adicciones.

El alcohol es una sustancia perteneciente a los depresores del sistema nervioso central, se trata de un enemigo silencioso ampliamente aceptado y utilizado por el grueso de la población.

Hoy en día es muy complicado ser testigo de un escenario festivo sin consumo de bebidas embriagantes.

De forma histórica siempre ha existido la creencia de que hay una diferencia abismal entre el consumo por parte de mujeres y hombres, sin embargo, las últimas encuestas muestran similitud en términos de consuetudinario y consumo alguna vez en la vida, entre adolescentes hombres y mujeres lo cual permite predecir de forma calculada que la tendencia de consumo problemático va en aumento.

Gravedad de consumos explosivos

La gravedad de los consumos explosivos de alcohol en México genera dos grandes problemas, el primero relacionado con los daños agudos y crónicos a la salud y el segundo asociado con los posibles eventos trágicos y o accidentes que ocurren a diario en nuestro país a causa de intoxicaciones agudas.

El alcohol como máximo representante de las sustancias depresoras del sistema nervioso central, genera una disminución en su funcionamiento, que puede terminar con la vida de nuestros pacientes. Existen varios mitos entorno al consumo de alcohol que vale la pena aclarar.

Principios de una intoxicación aguda por alcohol

Al principio de una intoxicación con alcohol se genera una falsa euforia explicada por la inhibición de la corteza prefrontal, nuestra corteza prefrontal es la parte más evolucionada del sistema nervioso, en este sitio se procesan funciones muy importantes como el juicio, la memoria y la abstracción.

Cuando el alcohol ingresa a nuestro sistema bastan en promedio 20 minutos para empezar a sentir los primeros efectos, las manifestaciones clínicas dependen de la cantidad de alcohol que se ingiera, de la presencia de contenido gástrico, de las características físicas del paciente, del sexo e incluso la nacionalidad.

Es importante recordar el fenómeno de tolerancia entendido como la necesidad de cantidades crecientes de alcohol para lograr efectos; la tolerancia depende de la inducción de vías metabólicas de alcohol y de fenómenos de sensibilización y desensibilización de neurotransmisión.

Tras su ingesta el alcohol es rápidamente absorbido por la mucosa del estómago en un 30% y después por el intestino delgado proximal en el 70% restante.

Las manifestaciones más importantes de la intoxicación aguda por alcohol son los cambios conductuales desadaptativos como la desinhibición de impulsos sexuales o agresividad, labilidad emocional, deterioro de la capacidad de juicio y de la actividad social o laboral, lenguaje farfullante, descoordinación, marcha inestable, rubor facial, cambio del estado de ánimo, irritabilidad y disminución de la capacidad de atención.

Existen diferentes escalas que permiten equiparar síntomas físicos con nivel del alcohol en sangre:

  • 20-30 mg/dl: se afecta el control fino, el tiempo de reacción y hay deterioro de la facultad crítica y del estado de humor.
  • 50-100 mg/dl: hay deterioro leve o moderado de las funciones cognitivas, dificultad para grandes habilidades motoras.
  • 150-200 mg/dl: el 50% de las personas pueden estar muy intoxicadas con ataxia y disartria, grave deterioro mental y físico, euforia, combatividad.
  • 200-300 mg/dl: náuseas, vómitos, diplopía, alteraciones del estado mental.
  • 300-400 mg/dl: generalmente produce coma, además hipotensión e hipotermia en personas que no beben habitualmente.
  • 400-900 mg/dl: rango letal, independientemente de que sea o no un paciente consumidor crónico de etanol.

Clínicamente es difícil correlacionar las características clínicas de una persona intoxicada con los niveles de alcohol en la sangre, o con los niveles de alcohol en orina o con los niveles de alcohol espirado ya que entran en juego muchas peculiaridades individuales.

Un dato interesante es que a partir de los 200-300 mg/dl de alcohol en sangre se activa un reflejo nauseoso que busca evitar que el paciente continúe o perpetúe el consumo; desafortunadamente existen drogas que inhiben este reflejo permitiendo que el paciente alcance concentraciones muy elevadas poniendo en riesgo su vida.

El riesgo de alcanzar niveles elevados de alcoholemia que pueden llevar a una intoxicación aguda por alcohol radica en la incapacidad del individuo de continuar con buena dinámica respiratoria.

Las complicaciones más grandes asociadas a una intoxicación aguda por alcohol son la depresión respiratoria y la hipoglucemia que pone al paciente en una situación de peligro.

Recomendaciones

Las principales recomendaciones médicas referente al manejo inicial de una persona intoxicada con alcohol por parte de personal no profesional de la salud giran en torno de activar el sistema de emergencia, evitar brindar alimento o líquidos vía oral, adoptar una posición de seguridad para evitar que el paciente broncoaspire o sufra alguna contusión.

La posición de seguridad es decúbito lateral izquierdo lo cual implica que el paciente este acostado viendo hacia arriba de lado izquierdo.

Buscar atención médica oportuna.

Dr. Carlos Olmos Hernández
Coordinador Médico OCEÁNICA
8562831 – 12559523 – 12559549

7 respuestas

  1. Me parece información bastante útil, y me nace también una pregunta:

    ¿Cuál es la manera en la que un bebedor (sin conocimiento avanzado en el tema) puede llevar un control del alcohol en su sangre?

    1. Hola Vicente buenos dias! Cuando el alcohol ingresa al organismo empieza un proceso metabolico que tiene como fin eliminar la sustancia del cuerpo. Pasadas 24-48 horas despues de una ingesta copiosa, sin intervencion medica, los niveles del alcohol en sangre van a estar en cantidades menores a los 20 mg/dl.
      En el tema de control por laboratorio vale la pena verificar como esta el funcionamiento hepatico a traves de enzimas hepaticas como GGT.
      Saludos.

  2. Buenas tardes, interesante artículo. ¿Pero a cuantos tragos en el tiempo equivaldrían esos niveles de alcohol en la sangre? En cervezas de 355 ml. de 3.4% de alcohol, por ejemplo.

    ¡Saludos!

    1. Hola Rodrigo buenos dias! Espero que te encuentres muy bien! Es muy complicado correlacional los niveles de alcohol en sangre con el numero de tragos estandar ingeridos ya que entran en juego muchas caracterisisticas individuales como sexo, origen, peso, talla, tiempo de uso de la sustancia… En terminos generales 1 trago estandar aumenta 30 mg/dl de alcohol en sangre.
      Espero haber respondido tu pregunta.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto