Defectos de carácter

DEFECTOS DE CARÁCTER

Hablar de los defectos de carácter puede ser muy complejo y en algunas personas esto resulta ser bastante incomodo, incluso molesto, ya que no es sencillo reconocerlos en sí mismo y mucho menos aceptarlos ante otro ser humano.

En el siglo IV, un monje llamado Evagrio el Póntico, reconocido por poseer cualidades como escritor, orador y pensador, creó la primer lista de lo que él nombro; vicios malvados y estos eran: gula o gastrimargia, lujuria o fornicatio, avaricia o philargyria, tristeza o tristitia, vanagloria o cenodoxia, ira, orgullo o superbia y apatía o acedia.

Aunque un siglo después Juan Casiano, sacerdote rumano, estableció lo que hoy conocemos como defectos de carácter, y estos son siete, mismo que el Papa san Gregorio, los hizo oficial y se usaban como una clasificación  en las enseñanzas del cristianismo y el catolicismo sobre la educación moral.

Estos defectos de carácter o pecados capitales son: Lujuria, Gula, Avaricia, Pereza, Ira, Envidia y Soberbia.

SOBERBIA.- El principal defectos de carácter, de este se derivan todos los demás, se define como la creencia de que todo lo que haces y dices es mejor que los demás; así como, ser capaz de superar lo que digan o hagan otras personas, es simplemente un deseo de ser el más importante.

LUJURIA.- Es obtener de manera desordenada el placer sexual, lo que en su máximo esplendor podría incluso actuar en compulsiones sexuales, trasgresiones, adulterio, entre otras.

GULA.- Ser glotón, comer o beber desmesuradamente; es decir, el consumo excesivo de manera irracional o innecesaria.

AVARICIA.- Gran ambición de poseer cosas materiales, sin importar lo que tengas que hacer para obtenerlas, convirtiéndose esto en una variación del exceso.

ENVIDIA.- Es el deseo de obtener lo que alguien más tiene y tú consideras que te hace falta.

IRA.- Sentimiento de odio y enojo, combinado con un deseo de venganza, obviamente estos sentimientos se manifiestan sin medida ni control.

PEREZA.- Flojera que te provoca descuidar tus responsabilidades.

Por supuesto, esto solo es una manera de clasificar tus conductas insanas, aquellos comportamientos que te han generado problemas en tu vida, en tu entorno, tanto familiar, laborar, personal, social y hasta en lo emocional.

Por ello también es necesario saber que “para cada defecto de carácter, hay una virtud que se contrapone” y es necesario poder desarrollar estas virtudes o cualidades que todo ser humano posee, dentro de sí mismo.

Entonces las virtudes que deberías desarrollar son: Humildad, Castidad, Mesura o Templanza, Generosidad, Caridad, Tolerancia y Laboriosidad o Diligencia.

Finalmente para poder estar mental y emocionalmente equilibrado, es necesario hacer siempre una revisión interna sobre cómo te encuentras y poder pedir ayuda a las personas o profesionales indicados, que te brindarán las herramientas que necesitas para lograr tu bienestar en todos los ámbitos de tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto