las crisis emocionales

Las crisis emocionales como grandes oportunidades

Iniciamos definiendo que son las crisis emocionales. La CRISIS se da cuando experimentamos un cambio importante, traumático en nuestra vida; en donde nuestros recursos de adaptación y los mecanismos de defensa que más utilizamos, no nos funcionan.

Generalmente visualizamos las crisis como algo negativo en nuestras vidas, ya que nos impactan y afectan en todas las áreas de nuestra vida, como son la personal, familiar, social, laboral. También relacionamos a las crisis emocionales con catástrofe y caos.

En la vida de todo ser humano vamos a encontrar orden y caos. El orden nos lo dan las normas sociales, la estructura social, las rutinas, hábitos, los convencionalismos, lo predecible, la estabilidad, el tener todo bajo control.

Y cuando hablamos de CAOS, nos referimos a lo inesperado, lo nuevo, lo impredecible y que es difícil de controlar. Va a depender de la perspectiva que tengamos de los cambios y las crisis, el cómo vamos a experimentar el caos en nuestra vida, como algo favorable o algo desfavorable para nosotros.

El caos lo podemos visualizar como algo positivo en nuestras vidas, ya que nos abre un mar de posibilidades, de nuevas alternativas, de nuevas ideas y de nuevos planteamientos.

El psicólogo Jordan Peterson dice “ Es precisamente cuando todo parece perdido, que un nuevo orden puede surgir de la catástrofe y el caos”.

Dentro de todo CAOS o de toda CRISIS, siempre vamos a encontrar algo favorable para nosotros, de lo cual podemos tomar ventaja y utilizarlo a nuestro favor.

El reto es cambiar la perspectiva que tenemos hacia lo que implica el cambio.

El cambio nos lleva a movernos de nuestro lugar en el mundo, a replantearnos las creencias  que tenemos con respecto a las crisis, de que con ellas no podemos desarrollarnos, no podemos movernos libremente y no podemos mostrarnos tal como somos.

Las crisis nos llevan a salir de nuestra zona de confort y ver nuestra vida y todo lo que nos sucede desde otra perspectiva, poniéndonos en el papel de espectadores.

Es la oportunidad que nos da la vida de gestionar el desorden y regularlo según se vaya presentando.

El psicólogo David Corbera, menciona cuatro estrategias que podemos llevar a cabo para gestionar las crisis y utilizarlas a nuestro favor:

  1. Cambiar nuestra conducta habitual,siendo más confrontativos y atreviéndonos a expresar libremente nuestros sentimientos, pensamientos y necesidades.
  2. Hacerte la siguiente pregunta: Si nadie te estuviera mirando, si nadie te juzgara, ¿Qué es lo que realmente harías?
  3. No aferrarnos a nuestros objetivos personales, planes, sueños y proyectos. Esto no quiere decir que no tengamos sueños, proyectos y planes, ya que éstos son una directriz en nuestra vida, son una parte muy importante en nuestra motivación diaria. Y es necesario tenerlos muy presente. Lo que no es saludable para nosotros es que de esos objetivos y proyectos dependa mi bienestar, mi integridad y mi salud. Es no estar atados a ellos y así ganaremos equilibrio interno.
  4. Ponernos retos personales, provocando pequeños cambios en nosotros, en lo laboral,familiar, pareja, amigos,etc.

Si evitamos los conflictos y peleas, el caos o crisis no desparece, al contrario, se acumula, y eso termina explotando en una gran crisis.

En la medida en que normalicemos los conflictos, evitaremos que se acumulen.

Si tienes crisis emocionales contáctanos haciendo clic aquí o llamando al 55 8854 7141 con gusto te atenderemos.

MARÍA ALEJANDRA KELLY VALDEZ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto