expresion de los sentimientos

LENGUAJE DEL ALMA (Expresión de Sentimientos)

Una expresión es una declaración de algo para darlo a entender, puede tratarse de la forma de hablar, un gesto o un movimiento corporal. La expresión permite exteriorizar sentimientos o ideas.

Expresar las emociones supone una parte fundamental de nuestras vidas y nuestras relaciones, tanto con los demás como con nosotros mismos, y las dificultades para identificarlas y expresarlas correctamente pueden crearnos problemas y un alto grado de malestar.

Cuando no sabes expresar tus emociones adecuadamente, pueden suceder varias cosas, en función de cuál sea tu dificultad concreta:

  • No eres capaz de transmitir a los demás cómo te ha afectado su conducta, lo que sientes por ellos o lo que estás sintiendo en un momento dado.
  • Tienes estallidos emocionales en los que pareces no ser capaz de controlar tus emociones, ya sea estando con otras personas o estando a solas.
  • Sientes una especie de bloqueo emocional generalizado que te impide ser tú mismo, sobre todo cuando estás con los demás, y te crea confusión porque, cuando te bloqueas, no sabes lo que sientes.

Las emociones y sentimientos son una importante fuente de información, nos guían, nos ayudan a dar sentido a lo que nos sucede, a entendernos a nosotros mismos y a relacionarnos con los demás. Además, nos motivan a alcanzar metas, producir cambios, evitar situaciones dañinas o perseguir aquello que nos hace felices.

Ser capaces de reconocer lo que sentimos, aceptar nuestras emociones tal y como son y aprender de ellas, es muy importante. La expresión de las emociones consiste en saber identificarlas correctamente, si no sabes lo que sientes es muy posible que expreses esa emoción de manera inapropiada.

Cuando no tienes claro lo que sientes hay dos cosas que pueden ayudarte:  tu cuerpo y tu conducta.

Tu cuerpo – Si observas tu cuerpo y prestas atención a tus sensaciones corporales puedes darte cuenta de lo que estás sintiendo. Hacer esto requiere práctica y conocimiento de tu propio cuerpo, ya que cada persona puede experimentar sensaciones corporales diferentes ante una emoción. Por ejemplo, tú puedes reaccionar con contracturas musculares ante la ansiedad o ante la Ira, o reaccionar con un nudo en el estómago cuando sientes miedo, o con dolor de cabeza ante la frustración, mientras que otra persona reacciona de manera diferente. Por lo tanto, si sientes un nudo en el estómago, pregúntate qué emoción lo puede estar generando y aprende cómo te habla tu cuerpo.

Tu conducta – Tu forma de comportarte es otra fuente importante de información. Por ejemplo, si cada vez que estás con una persona determinada sientes frustración, y te molesta casi todo lo que hace o dice, aunque sean pequeñas cosas, es posible que estés sintiendo resentimiento o enfado hacia esa persona desde hace tiempo. Por lo tanto, observa tu conducta y trata de sacar conclusiones acerca de la emoción que las puede estar provocando.

El Alma se alimenta de la belleza del mundo, experimentar la naturaleza, pasear por la playa, un parque o un bosque, ascender la montaña, nadar en el mar, ver el amanecer, contemplar una puesta de sol. Al conocernos más profundamente, al hacernos cargo de nosotros mismos y de nuestras necesidades, comenzamos a discernir lo que verdaderamente necesitamos  como seres humanos, entonces optamos por elegir todo aquello que nos nutre y aprendemos a alimentar a los demás de la misma manera.

El Alma florece mediante el cultivo del silencio, la meditación, estar en compañía de uno mismo y estar en armonía con las personas que nos rodean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto