qué se puede hacer para dejar las adicciones

Para poder dejar las adicciones hay que querer cambiar

¿Qué se puede hacer para dejar las adicciones?, ¿Sabes cuál es el ingrediente más importante para poder cambiar?

Uno de los ingredientes más importantes para el tratamiento efectivo de las adiciones, consiste en encontrar dentro de uno mismo la fuerza que resiste el cambio. La aceptación a la necesidad del cambio es el factor más importante para iniciar la recuperación y poder vivir sobrio el resto de la vida. Saber que la enfermedad de la adicción  si se puede controlar y que uno puede tener una mejor calidad de vida es en sí, un idea que motiva, da esperanza y hace más fácil el camino por venir.

“La gente no cambia porque le tiene miedo al cambio” ¿Sera verdad? Esta afirmación, es quizá una de las mentiras mejor vendidas.  Posiblemente es difícil cambiar porque tus costumbres están arraigadas…o a lo mejor, no es tan fácil cambiar porque la idea del fracaso es más fuerte que el deseo del cambio… quizá, simplemente, no se puede cambiar, porque no sé dónde empezar…

A pesar de que se pueden encontrar  muchas  explicaciones técnicas, reales y psicológicas del porque la gente no cambia, en realidad la razón de esta cuestión, es mucho más simple y la respuesta es mucho más fácil de lo que tanta teoría explica.

La gente no se atreve a cambiar, simplemente porque no cree que lo puede hacer. Esto quiere decir, que el cambio es un proceso que requiere un ingrediente esencial, el poder creer y sentir que hay algo dentro de uno que permite superarse y cambiar. A pesar y por encima del miedo. Siempre que uno quiere puede cambiar.

Es esencial reconocer que dentro de uno existe la posibilidad del cambio y es lo más importante para saber qué se puede hacer para dejar las adicciones. Reconocer que uno es luz, y tiene todo lo que se necesita para cambiar. Pero también uno es obscuridad, miedo, duda, lo cual impide el cambio. “Soy negro y blanco” son una posibilidad de ser mejor y al mismo tiempo tengo mis costumbres que me arraigan y me detienen a cambiar. Aceptar la dualidad hace que el cambio sea más factible.

El cambio generalmente involucra incertidumbre, descontrol y riesgo. Dichos sentimientos son incomodos. A nadie le gusta sentirse frágil, fragmentado y fuera de lugar. Es por eso que solo se puede cambiar cuando uno está seguro que tiene dentro el valor y la certeza de que puede cambiar. Es por eso que: No es el miedo lo que impide el cambio, es la duda de uno mismo lo que paraliza la posibilidad del cambio.

Cambiar es crecer, es mejorar es aprender de las experiencias, el cambio es bueno. De hecho hay muchas cosas que cambian sin uno darse cuenta. La vida es cambio, es movimiento y es un continuo fluir… así como pasan los años y las estaciones cambian, la gente también crece. El detener o impedir el cambio es luchar contra la naturaleza y es de alguna manera como dejar de vivir.

El miedo no es ajeno a nadie, de hecho es un compañero que se le reconoce con facilidad.  Cuando este se apodera de los pensamientos y del cuerpo se le siente de inmediato. El corazón palpita con mayor velocidad, los músculos se tensan, las pupilas de los ojos se dilatan, se parpadea menos, el estómago se contrae, se pierde el apetito o entra una compulsión y necesidad de comer, tomar, fumar etc… En fin, el miedo es escandaloso y fácil de reconocer, lo que es difícil es controlarlo y conquistarlo y caminar junto a él sin escucharlo.

Todo cambio implica una resistencia, esta es una ley física inevitable. Esta resistencia frena y hasta en ocasiones impide que el proceso del cambio de pueda dar fácilmente. A pesar de que el cambio es una condición natural y necesaria.   Una manera de poder superar la resistencia al cambio es entender algunos de los componentes que implica el cambio.

El cambio implica:

1-       Miedo. El temor a perder lo que ya se posee, la estructura ya conocida y aventurarse en una dirección nueva con resultados inciertos. Esto hace que muchos se resistan a iniciarlo.

2-       Ansiedad. La preocupación ante lo desconocido, el nuevo desafío, el esfuerzo y estrés que el cambio implica.

3-      Temor al fracaso. Hay quienes prefieren permanecer en una situación que no es de su agrado a la que están acostumbrados que iniciar un cambio y correr el riesgo de fracasar.

4-     Dificultad a cambiar pensamientos, actitudes y comportamientos. Cambiar implica en alguna medida, alterar nuestra identidad, nuestra cotidiana personalidad. Exige pasar de una situación estable, a una etapa de inestabilidad y desequilibrio con el fin de encontrar una situación de  equilibrio futuro.

Cuanto más grande sea el cambio, más grande es la resistencia. Por lo tanto, sólo cuando se tiene la fortaleza de arriesgarse se puede disfrutar de la sensación de conquistar los miedos, las creencias y sobreponerse a los obstáculos que regalan, el mando y forjar un mejor destino.

5 ¿Qué se puede hacer para dejar las adicciones? Consejos prácticos

  1. Sentir una fuerte necesidad de cambiar
  2. Tener una idea de a donde se quiere llegar con el cambio
  3. Estar consciente que las cosas se ponen peor antes de que se mejoren
  4. Estar dispuesto a hacer sacrificios y esfuerzos. Los cambios son difíciles
  5. Saber que el cambio es inmediato pero los resultados no lo son

 

Si  ya estás listo para iniciar el cambio en tu vida, si sientes la determinación para encontrar una mejor opción y enfrentar tus problemas de adicción, no temas ni te resistas.

Si necesitas ayuda para saber qué se puede hacer para dejar las adicciones contáctanos haciendo clic aquí o llamando al 55 8854 7141 con gusto te atenderemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto