Ansiedad en mujeres

Ansiedad en mujeres: Causas y tratamientos para el trastorno de ansiedad 

Factores biológicos y fisiológicos promueven que el trastorno de ansiedad afecte más a las mujeres. Tratamientos innovadores pueden contribuir a su tratamiento con mayor eficacia.

Entrevista con la Dra. Flor Sugey Romero, responsable del área de psiquiatría en la Clínica Oceánica.

El primer ataque de pánico que sufrió Luisa interrumpió su vida en un momento cotidiano: mientras conducía hacia el supermercado. En medio de su rutina diaria, Luisa se vio vulnerable a síntomas físicos y emocionales abrumadores.

Una persona que experimenta una ataque de pánico presenta pensamientos catastróficos, miedo, presentimientos de muerte inminente, así como síntomas físicos como taquicardia, tensión muscular, visión borrosa, zumbido de oídos, mareo, náuseas, vértigo e incluso desmayos. 

Con el tiempo la idea de ir al supermercado o de volver a manejar provocaron un miedo paralizante en Luisa, llevándola a considerar no volver a salir de casa, este fue el punto de inflexión para buscar ayuda.

Los ataques de pánico, son un grado máximo de ansiedad”, comenta Flor Shuey Romero Martínez, médico psiquiatra y responsable del área de psiquiatría en la clínica Oceánica, “las mujeres somos más vulnerables a presentar trastornos de ansiedad, incluso de dos a tres veces más que los hombres” explicó en entrevista.

La experiencia de Luisa refleja una realidad compartida por muchas mujeres. Esta compleja interacción entre el trastorno de ansiedad y otros padecimientos plantea interrogantes sobre la salud mental de las mujeres, quienes enfrentan desafíos únicos en su experiencia con estos trastornos.

Entendiendo la ansiedad en mujeres, factores fisiológicos lo explican

La ansiedad es una respuesta natural de los humanos ante situaciones de estrés, de cierta forma, la ansiedad nos protege de posibles peligros y nos prepara para afrontarlos. Sin embargo, cuando la ansiedad nos paraliza e interfiere en las actividades diarias es considerada tanto como un síntoma de otras condiciones como una condición con síntomas propios.

Los trastornos de ansiedad suelen manifestarse desde la infancia y adolescencia, persistiendo hasta la adultez. Hasta 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportaba que 301 millones de personas presentaban cuadros de ansiedad, categorizando los trastornos de ansiedad como los más comunes. 

Esto se debe a que es posible que las personas experimenten múltiples trastornos de ansiedad simultáneamente, entre los trastornos de ansiedad se incluye: el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de angustia, trastorno de ansiedad social, agorafobia, trastorno de ansiedad por separación, así como fobias y conductas de evitación.

De esta manera, se calcula que un 4% de la población mundial padece actualmente un trastorno de ansiedad. En México, las mujeres que reportan padecer cualquier trastorno de ansiedad en algún momento de la vida   fue del 18.5% en mujeres, comparado con el 9.5% en hombres.

Se cree que factores hormonales pueden influir en esta disparidad “Incluso las alteraciones en el ciclo menstrual influyen la presencia de trastorno de ansiedad, también los trastornos tiroideos van a generar síntomas de depresión y de ansiedad”, explica la doctora  Romero Martinez, que también explicó que factores fisiológicos influyen en la persistencia de la ansiedad “Áreas como el tálamo en el hombre van a ser de mayor tamaño que en las mujeres y eso también los puede llegar a desarrollar […] hubo un momento en el que la teoría gonadal decía que también esto, que en los hombres se dieran menos proporción que en las mujeres”.

Estudios basados en el análisis de neuroimagen, identifican cambios morfológicos en el cerebro relacionados con trastornos de ansiedad, como la reducción de la amígdala derecha en hombres y la disminución de la corteza insular bilateral en mujeres. Estos hallazgos son relevantes para el tratamiento de la ansiedad.

Es crucial identificar y tratar la ansiedad, ya que vivir con ella puede derivar en otros padecimientos, como la depresión, que a su vez puede escalar a intentos de suicidio.

La ansiedad y la depresión van a presentar similitudes en el área cerebral que se ve afectada, por ello podemos tener síntomas de ansiedad en un cuadro de depresión o viceversa”, aclaró Romero Martínez.

Estrategias y tratamientos para la ansiedad

Oceánica está innovando en tratamientos específicos para la atención de pacientes con diferentes tipos de ansiedad y depresión.

Uno de estos es la farmacogenómica, que a partir de pruebas genéticas determina la respuesta de los pacientes a los tratamientos farmacológicos, este tipo de tratamientos surge de la observación de que algunos pacientes no responden adecuadamente a ciertos medicamentos debido a su genética, lo que puede llevar a una falta de mejoría en los síntomas. La psiquiatría de precisión prescribe el tratamiento más adecuado según el perfil genético del paciente, reduciendo así las recaídas y los efectos adversos de los medicamentos.

Otro tratamiento es la prescripción de esketamina, que es una alternativa para pacientes con depresión resistente a tratamientos convencionales, proporcionando alivio rápido a los síntomas severos al promover la formación de nuevas conexiones sinápticas y potencialmente restaurar la función cerebral.

Finalmente, la Terapia Electromagnética es un procedimiento indoloro y poco invasivo, aumenta las posibilidades de éxito en el tratamiento de síntomas de depresión mayor, utilizando campos magnéticos para estimular las células nerviosas en el cerebro. 

Importancia de la ayuda profesional y escuchar las alertas de la ansiedad

Se debe buscar la ayuda de un profesional de la salud cuando se experimentan síntomas físicos y psíquicos como preocupación constante, problemas de sueño, cambios en los hábitos alimenticios, fatiga, y síntomas físicos como contracciones musculares sin causa aparente, es importante reconocer estos signos como alertas para buscar ayuda profesional. 

Estas manifestaciones de ansiedad pueden afectar las relaciones personales, laborales y académicas, lo que subraya la importancia de recibir evaluación y tratamiento tanto farmacológico como psicoterapéutico para abordar estos problemas.

El médico psiquiatra puede orientar si es o no requerido un tratamiento farmacológico e incluso canalizar con un terapeuta o un psicólogo que pueda ayudar a mejorar los síntomas de la ansiedad con terapias cognitivo conductuales o terapias como relajación muscular, respiración consciente o ejercicios de Mindfulness.

Sex differences of anxiety disorders: Possible psychobiological causes (2009)

https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1989-38092009000300003

Gender Differences in Anxiety Disorders: Prevalence, Course of Illness, Comorbidity and Burden of Illness (2012)

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3135672/

Perfil epidemiológico de la salud mental en México (2012)

https://epidemiologiatlax.files.wordpress.com/2012/10/salud_mental_mexico_ag12.pdf

Capítulo 18 – Trastornos de ansiedad en las mujeres – Depresión, ansiedad y trastornos relacionados (2016)

https://www.cambridge.org/core/books/comprehensive-womens-mental-health/anxiety-disorders-in-women/2EFB2447B0993885CEED6366837A017B

Salud Mental Perfil del País – México (2020)

https://www.paho.org/es/documentos/salud-mental-perfil-pais-mexico

Anxiety disorders (OMS) (2023)

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/anxiety-disorders

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto