Síntomas y factores de riesgo de la depresión posparto

Depresión posparto: Síntomas y factores de riesgo

Tras la llegada de un bebé, la mujer puede experimentar emociones encontradas entre tristeza, alegría, miedo y ansiedad propias de un proceso de adaptación en el encuentro madre e hijo, un episodio depresivo puede iniciar en el embarazo o en el posparto; afectando entre una de cada seis mujeres, tiene una duración variable se habla de depresión si la tristeza, la preocupación y el cansancio predominan siendo estos más intensos y recurrentes por mucho tiempo, puede durar hasta años si no es atendida, afectando el vínculo entre madre e hijo.

Síntomas de la depresión posparto

Los síntomas más comunes son estado de ánimo deprimido en la mayor parte del día, sensación de vacío y desesperanza, disminución del interés o placer, cambios de apetito, alteraciones psicológicas, cambios de humor, sentimientos de culpa, insomnio o sueño excesivo, cefaleas y dolores corporales, preocupación poco realista sobre el bebé o desinterés, dificultad para crear lazos de apego, melancolía e incapacidad de afrontar la maternidad resultando difícil organizar una rutina con el recién nacido/a y en casos de depresión mayor ideación suicida.

Los factores de riesgo a considerar son:

  • Padecimientos personales y familiares de depresión u otras enfermedades mentales.
  • Diagnóstico previo de depresión.
  • Problemas económicos, falta de apoyo de la pareja.
  • Desequilibrio hormonal antes, durante y después del parto.
  • Consumo de alcohol y sustancias psicoactivas.
  • Violencia familiar.
  • Si el parto fue difícil o traumático.
  • Si se encuentra aislada socialmente, pasando momentos difíciles en su vida.
  • Si el bebé es prematuro o enfermo.

Considerando que no por tener cualquiera de las anteriores circunstancias se desarrollará una depresión posparto, seguido del alumbramiento, las madres experimentan cambios biológicos, físicos, emocionales y sociales, se pueden presentar de manera simultánea o en una mezcla de cada uno de estos factores.

El parto puede resultar agotador, la recuperación no siempre es fácil entre el brindar cuidados al bebe y los cuidados propios, lo cual puede provocar un gran caos, resultando agotador.

¿Qué puede ayudar?

Aceptar que algo no está funcionando y causa malestar, recordar que la maternidad es un proceso que tiene su tiempo y requiere acompañamiento, considerando que la melancolía posparto generalmente tiene una duración de unos días; después los síntomas desaparecen tan rápidamente como aparecieron, en caso de que esto no ocurra en importante prestar atención y sin dudarlo pedir ayuda.

            Muchas mujeres prefieren ocultar los síntomas esperando desaparezcan por sí solos por miedo al estigma o el solicitar la ayuda, la sugerencia es buscar un diagnóstico oportuno para determinar el tratamiento adecuado, si identifica uno o más de los síntomas y factores mencionados es conveniente   reportar a profesionales de la salud, hacer partícipes a los miembros de la familia como red de apoyo.

El tratamiento para la depresión posparto incluye:

  • Terapia individual, familiar y/o en grupo.
  • Evaluaciones y pruebas diagnósticas.
  • Estancia clínica y Médicos especializados.

Si tú que estás leyendo o alguien que conozcas está pasando por estos síntomas después de dar a Luz a su bebé, Oceánica te ofrece 30 años de experiencia y profesionalismo, contáctenos con gusto, te atenderemos.

 “El parto es la única cita a ciegas en la que puedes estar segura de que conocerás el amor de tu vida”          

Atiéndete para que lo disfrutes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto