Alcoholismo: un asesino silencioso en México

 En Centro de rehabilitación de alcohólicos

La cultura latinoamericana está empapada en tequila, aguardiente y ron. Tenemos fama de personas alegres, que no le hacemos ascos a una reunión con amigos, una salida al bar con la pareja o una celebración en la que discurren libremente rutilantes copas de alcohol. Nuestros jóvenes se sienten adultos cuando pueden decir con orgullo que han probado un par de tragos, se han embriagado y están empezando a desarrollar resistencia al acto de beber continuamente. Pero ¿te has detenido a pensar lo que esto supone para el futuro de nuestro país? En nuestro centro de rehabilitación de alcohólicos, Oceánica, hemos venido viendo con preocupación las repercusiones del consumo de licor desde edades tempranas.

Lejos del simbolismo que entraña el consumo de alcohol en relación con la masculinidad o la noción romántica de ahogar las penas, el licor mata y lo hace tan lentamente que, cuando te das cuenta, no puedes parar y necesitas pedir ayuda. E incluso si lo haces y reúnes la determinación para dejar la bebida para siempre, puede que tengas un precio pendiente por pagar. Tu cuerpo te pasa factura de los males que le has provocado; si eres joven, puede que no sea ahora, pero a la larga notarás que la ingesta de bebidas espirituosas deriva en envejecimiento prematuro, cirrosis y ciertos tipos de cáncer.

«Solía sudar vodka»

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), el consumo de licor se estima como uno de los factores principales de riesgo de discapacidad y muerte prematura. El alcohol no solo es una bebida, sino una droga que genera dependencia y deriva en más de 200 enfermedades potencialmente mortales, así como lesiones que pueden comprometer tu calidad de vida. Basta con que te mires en el espejo de algunos famosos que han padecido alcoholismo y lo han superado para que te des cuenta del peligro que supone.

El actor británico Gary Oldman, una de las figuras del cine más aclamadas de los últimos cincuenta años y reconocido por roles cinematográficos que han pasado a la posteridad, fue uno de los afortunados que cayó en lo más hondo del alcoholismo y vivió para contarlo. A sus 62 años, y con una aclamada carrera, no ha tenido miedo de confesar que hubo un momento muy oscuro de su vida en el que «solía sudar vodka», pues esta bebida se convirtió en algo tan imprescindible para él que no podía dejarla.

Antes de los 17 años

El tema es que los especialistas en tratamiento del alcoholismo hemos podido corroborar que no todos los pacientes con dependencia del consumo de licor han tenido tanta fortuna. Para estar parado en un escenario y decir con agradecimiento a la vida que sudabas vodka y lo superaste hace mucho, como lo hizo Gary Oldman, necesitas ayuda.

En nuestro centro de rehabilitación de alcohólicos sabemos que, en México, el consumo de alcohol per cápita es de 4.4 litros por año, aunque el patrón se caracteriza por ser excesivo, consumiéndose grandes cantidades en cortos períodos, sobre todo los fines de semana. De hecho, la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT) informó en el año 2016 que el 71% de la población de nuestro país ha ingerido bebidas espirituosas alguna vez en su vida y el 33.6% reportó un abuso de esta sustancia en el año anterior. Lo más preocupante es que, entre quienes declararon ingerir alcohol regularmente, el 53.1% probó la bebida antes de los 17 años, mientras que el 41.3% lo hizo entre los 18 y 25 años. El 5.6% restante ha seguido bebiendo hasta después de los 65 años.

El camino hacia la tumba

El panorama de los últimos meses, en lo que respecta a la ingesta de las bebidas espirituosas, se ha agudizado notablemente. Diversos medios de comunicación y entidades de salud han reportado que las enfermedades relacionadas con el alcoholismo se cobraron 501 vidas, tan solo en el estado de Chihuahua. El Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) corroboró esta data, lo que ha sido motivo de mayor alarma en nuestro centro especializado en alcoholismo tratamiento, donde contamos con el equipo profesional y las herramientas para ofrecerte la guía que necesitas para superar la adicción y cambiar tu vida.

Por su parte, el registro oficial sobre fallecimientos derivados del consumo de alcohol en el estado de Chihuahua reveló que 367 decesos están clasificados como enfermedad alcohólica del hígado, lo que significa que al menos un ciudadano de la región muere al día. De resto, 134 muertes han sido por síndrome de abstinencia. Además, en nuestro centro de rehabilitación de alcohólicos sabemos que INEGI ha declarado que las muertes relacionadas con el alcoholismo han mantenido un promedio por año de entre 500 y 530 casos desde hace una década, con la variante de una disminución en la edad promedio.

Estamos para servirte

En Oceánica somos un centro de rehabilitación de alcohólicos ubicado en Mazatlán, Sinaloa, con más de 22 años de experiencia y 6,500 casos de éxito en la aplicación de tratamiento para pacientes dependientes del alcohol y otras sustancias. Para solicitar más información te invitamos a comunicarte a través del chat en vivo, llenando el formulario, llamando al teléfono 55 8854 7141 o al correo [email protected]

Publicaciones recientes

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar