Como prevenir conductas adictivas en ninos y adolescentes

¿Cómo prevenir conductas adictivas en niños y adolescentes?

Como padres, nos aterra la posibilidad de tener que recurrir a una clínica de rehabilitación para adicciones, pues uno de los temas que más preocupa a padres y tutores, a lo largo de todo el proceso de crianza, es la posibilidad de que niños y adolescentes incurran en conductas adictivas, sobre todo si se toma en cuenta que están constantemente expuestos a situaciones de presión social frente a las que no siempre tienen la madurez, por eso la pregunta es ¿cómo prevenir conductas adictivas en niños y adolescentes?.

Es cierto que el riesgo es grande, pues nuestra sociedad se degenera; vivimos en un mundo en el que parece no haber control sobre la comercialización de sustancias ilícitas y ellos, por curiosidad o por temor a no encajar, pueden probarlas, sin tener una mínima idea de lo representa a largo plazo.

Sin embargo, y a pesar de lo angustiante que puede ser esto, hay medidas efectivas que se pueden poner en práctica. El libro de Proverbios dice: “Instruye al niño en su camino, y aun en la vejez no lo abandonará”.

Comunicación y valores

Precisamente la comunicación con los jóvenes es la base de una buena crianza. Ustedes no siempre estarán para protegerlos o vigilarlos, porque es ley de vida que vuelen y abandonen el nido; pero, cuando esto ocurra, serán los valores inculcados, no solo con palabras sino también con el ejemplo, lo que los resguardará en sus vidas futuras.

De la misma manera en la que vacunan a los niños y adolescentes para evitar que se contagien de enfermedades potencialmente peligrosas, también es importante que los inmunicen contra la creencia de que el alcohol o las drogas son sustancias de modas, que los hacen lucir bien.

Si sus hijos no están bien informados, corren el riesgo de caer en manipulaciones o engaños de terceros.

Los medios más adecuados para educar son la familia y la escuela; con unas buenas bases en estos ambientes, evitarán verse en la necesidad de recurrir a un centro de rehabilitación en los años venideros.

Para los niños, la familia suele ser el modelo a seguir más constante y de mayor peso en la crianza. Es más fácil que comiencen a beber, fumar o consumir drogas si sus padres también lo hacen o si son descuidados al respecto. Por lo tanto, aprovechen la convivencia para fomentar hábitos de vida saludables.

Entonces, ¿Cuándo empezar a hablarles a los niños sobre alcohol y drogas? Lo ideal es que, desde las primeras edades, cuando ya tengan buen manejo del vocabulario y capacidad de entendimiento, aborden el tema y les adviertan sobre la importancia de no aceptar nada de desconocidos ni de consumir estas sustancias, aunque sus amiguitos se las ofrezcan.

En los más pequeños, bastará con que empleen respuestas sencillas; por ejemplo, pueden decirles que el alcohol y las drogas hacen daño al cuerpo.

Entre los 6 y los 11 años, comienza la curiosidad por estas sustancias, por lo que es importante que les ofrezcan información clara y sencilla, respaldando sólidamente todos sus argumentos en contra del uso del alcohol y las drogas; y, a partir de los 11 años, cuando entran en la etapa de adolescentes, es esencial que el tema se toque con mayor profundidad.

Tips de como prevenir conductas adictivas en niños y adolescentes:

  • Aprovechen las circunstancias cotidianas para educar sobre lo nocivos que resultan el alcohol y las drogas. Usen como base las noticias que aparecen en televisión, la salud de alguien, que se ha deteriorado por la adicción; o el argumento de una película en el que se hable de ello. Incluso los momentos más sencillos en familia sirven para instruir y moldear a los hombres y mujeres del mañana.
  • Procuren no dejar interrogantes en el aire. Ofrezcan respuestas consistentes con las preguntas que sus hijos les formulen, de manera que ellos no tengan que recurrir a fuentes menos confiables, como el internet o los amigos, para estar informados.
  • Establezcan normas en el hogar y límites de conducta claros en todos los aspectos de la convivencia; además, procuren brindar información positiva acerca de las ventajas de llevar una vida sana, libre de licor y sustancias ilícitas.
  • Los niños son como esponjas que absorben todo, así que procuren educar con el ejemplo. Si ustedes tienen una conducta socialmente aceptable, con valores sólidos y creencias sanas y arraigadas, ellos los imitarán.

¡No están solos! En Oceánica queremos ayudarles.

Si necesitas ayuda contáctanos haciendo clic aquí o llamando al 55 8854 7141 con gusto te atenderemos.

Recuerden que somos un centro de rehabilitación de adicciones comprometido con ustedes, por eso les ofrecemos los mejores programas de tratamiento para que gocen de una vida feliz y de todo lo que el futuro tiene para ofrecerles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto