Supera tu dependencia con un tratamiento de adicciones parte 1

Las adicciones son un problema más común de lo que parece, pues todos los seres humanos estamos propensos a desarrollar una dependencia hacia una sustancia o hacia ciertas conductas para sentirnos aliviados, sin embargo, cuando la búsqueda de la satisfacción a través de elementos externos se vuelve patológica, entonces puede derivar en una seria enfermedad que no sólo nos afecta a nosotros, sino a los miembros más cercanos de nuestra familia, amigos, compañeros de trabajo y a todos los que nos rodean.

Existe un gran número de sustancias o actividades a las que podemos generar una dependencia dañina, como lo son el alcohol, las drogas, ciertos medicamentos, las apuestas, el ejercicio, la comida, la pornografía, el sexo e incluso a los medios de entretenimiento como lo son la televisión, los videojuegos o el celular.

Esto ocurre porque el objeto de nuestra adicción nos causa una satisfacción superior a la que otras cosas nos proporcionan, por lo que se empieza una búsqueda crónica por repetir una y otra vez esa sensación de bienestar, a tal punto que consideramos que ya no podemos vivir sin esa sustancia o actividad. Este padecimiento sólo se puede combatir a través de un tratamiento de adicciones.

Oceánica es una clínica de rehabilitación de las adicciones con más de 25 años de experiencia, a lo largo de este tiempo, hemos tratado a más de seis mil pacientes de manera exitosa, gracias a la calidad de nuestro servicio y el compromiso que tenemos con  cada una de las personas que recurren a nosotros, ya que nos destacamos por nuestra disposición para ayudarlos tanto a ellos como a sus familias.

En conformidad con nuestra responsabilidad social, nos hemos dispuesto a proporcionar la mayor cantidad de información posible acerca de nuestra manera de trabajar, así como de todo lo relacionado a las adicciones hacia sustancias como el alcohol, medicamentos, drogas y hacia la conducta social de la codependencia. Es por ello que este artículo estará dedicado a explicar de manera general el proceso que seguimos una vez que una persona ha comenzado a buscar ayuda para superar este tipo de enfermedad.

Por lo general, uno de los síntomas de una persona adicta es el de la negación, es decir, que se rehúsa a admitir que tiene un problema que le puede hacer mucho daño tanto a ella como a los que la rodean (si no es que ya lo ha ocasionado), esa es la razón por la cual el primer contacto que se suele dar entre nuestra clínica y el paciente es a través de un intermediario, una pareja, familiar o amigo muy cercano que ha exteriorizado su preocupación por el dependiente en cuestión.

Como a nadie se le puede obligar a recibir nuestra ayuda, el primer paso es el de orientar al enfermo para que acepte que tiene un problema que no puede controlar por sí mismo, dicha orientación se da en una sesión llamada Intervención, un proceso en el que las personas más cercanas hablan con el candidato al tratamiento de adicciones, con la finalidad de hacerlo entender que su adicción ha derivado en una serie de problemas graves, mismos que les han generado dolor y preocupación.

Esta sesión se realiza de manera delicada, respetuosa y sin emitir juicios de valor, ya que de otra forma la persona intervenida puede desarrollar un comportamiento defensivo y necio, y el objetivo es que finalmente reconozca sus errores, que es una enfermedad que no puede controlar por sí mismo y acepte iniciar un tratamiento con profesionales. Es necesario aclarar que uno de nuestros asesores certificados estará guiando a la familia en este primer paso, pues suele ser de los más difíciles para todos los presentes.

Una vez que el candidato haya aceptado recibir ayuda por parte de Oceánica, es hora de elegir el tipo de ayuda que se le dará, si será de manera remota o a través de un tratamiento residencial. Nosotros recomendamos más la última opción, ya que tiene una serie de ventajas, por ejemplo: el paciente se interna durante un tiempo en nuestra clínica, la cual está ubicada a las orillas del mar en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa; esto le generará un ambiente de confianza y relajación, alejado de todo el ajetreo y estrés de las grandes urbes.

Asimismo, en la clínica de rehabilitación de Oceánica todos los pacientes reciben atención personalizada y todos los cuidados que necesitan durante las 24 horas del día, todos los días de la semana. Todo nuestro personal está altamente capacitado para brindar un servicio de manera respetuosa y afectiva; además, muchos de nuestros miembros tuvieron su propia experiencia con las adicciones, por lo que su trato es sumamente empático.

Por otro lado, durante el tratamiento de adicciones los pacientes se enfrentan a una serie de pruebas muy duras consigo mismos, como lo es el síndrome de abstinencia, el cual consiste en la alteración del sistema nervioso por la falta del objeto de la adicción, y entre los síntomas varían, dependiendo de la adicción o conducta a la que se es dependiente, sin embargo, en general pueden ser los siguientes: irritabilidad, mareos, fuertes dolores de cabeza, dificultad para concentrarse y escalofríos entre otros.

Lo más recomendable es que este proceso se realice dentro de la clínica, pues ahí nuestro personal se encargará de ayudar a superarlo de forma segura, además de que lo auxiliará en caso de que haya algún serio problema físico. Continuaremos con la explicación del tratamiento de adicciones en la segunda parte de este escrito. Por ahora te invitamos a comunicarte con nosotros si requieres de información personalizada. En Oceánica estamos para ayudarte a ti y a tu familia.

Seguir leyendo: Parte 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto