Una vida simple es una vida buena

 

Simple no quiere decir aburrido o sin problema. Significa una vida sin conflictos ni estrés y sin problemas. Vivir de prisa donde todos corren  y tratan de llegar a la cima tiene un alto precio, tarde que temprano todos estos acuerdos y tareas múltiples crearan efectos negativos en nuestra relaciones y salud.

La presión para llevar a cabo expectativas no realistas crean en la gente un sentimiento de ansiedad, depresión, que nos llevan a experimentar síntomas como insomnio, sentimientos de culpa o vergüenza, soledad en competencia. La idea de no  lograr lo suficiente o simplemente a no llegar a ser “lo que se supone”  debe ser, envenena nuestro cuerpo y alma de cualquiera.

Cuando alguien trata de vivir para las expectativas de los demás se olvida de vivir su propia vida. Cuando esto pasa, la vida bella y simple se vuelve complicada como el infierno, donde nadie es feliz o emocionalmente saludable.

Una vida simple requiere tener una buena autoestima, paz mental y un proceso de pensamiento y conducta emocionalmente balanceado.

 

Como puedes convertirte en una persona en balance, tranquila y feliz.

 Recuerda este mantra: “pequeños cambios traen buenos resultados”.

Lo primero que debes hacer es parar tu vida saturada de trabajo, reajusta tu agenda priorizando tus metas. Ten relaciones significativas, expresa tu gratitud y desescombra el espacio donde vives y tu área de trabajo.

 

Recetas para la vida

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar artículo por categoría

Elige el medio de contacto